15 agosto, 2022

El más grande fracaso

Por: Bruce Julis // @BruceJulis

Después de tres años, el gobierno de Barbosa se perfila como uno de los más grandes fracasos en la historia de poblanos.

La expectativa de su llegada era alta, sobre todo después del “imperio autoritario” de Rafael Moreno Valle.

Y es que Barbosa llegó de manera poco ordinaria, tras la muerte de la gobernadora Martha Erika Alonso, después de la realización de elecciones extraordinarias, en las que, con un resultado regular llegó a la gobernatura, colmando de promesas su gestión.

Desafortunadamente nada bien le ha ido a Puebla y es que Barbosa se convirtió en una mala copia del finado Senador Moreno Valle, dejando con esto una clara muestra de su incapacidad para gobernar a los poblanos; el Estado está hundido en la inseguridad, la falta de proyectos y sin soluciones para lo más básico.

Foto: Cecilia Arce / Proceso.com

Como un claro ejemplo, podríamos hablar de que el gabinete del gobernador ha sufrido en 3 años, 20 cambios sin éxito, hoy la entidad vive la más grande inseguridad, incrementándose como no había pasado antes la violencia, los feminicidios y los robos a ciudadanos.

Hoy en el estado, la falta de empleo es una constante y lamentable ni siquiera ha podido controlar a los presidentes municipales para exigir que se transparente el recurso que se utiliza en sus ayuntamientos, teniendo como resultado una clara ingobernabilidad.

Por si fuera poco y como un mal chiste, en su intento de ocultar su pésimo gobierno, ha construido su bastión más fuerte en los medios de comunicación que en la época Morenovallista lo atacaron de manera vil y sin piedad, tratándole de misógino y no faltó quien lo tildara de cadáver político.

Sin lugar a dudas uno de los más grandes errores de AMLO, ha sido permitir que impresentables lleguen al poder con la representación de MORENA y hoy en Puebla, es evidente, que se equivocó al permitirle llegar a gobernar a alguien que siempre mostró su avaricia y falta de compromiso al proyecto de la 4ta transformación, que él mismo impulsa.

Ante este panorama, se debe decir: “el que avisa no traiciona” y Barbosa, siempre manifestó abiertamente su falta de empatía y compromiso con el gobierno de López Obrador, mismo que hoy en Puebla, está por desaparecer.

Sin más por el momento y siguiendo el ejemplo de los políticos, ahí les dejo mi reputación para que la destrocen.

Hasta la próxima.

A %d blogueros les gusta esto: