17 agosto, 2022

¿Qué tipo de taza deberías usar según el café que vas a beber?

Rodrigo Ayala // cocinafacil.com.mx

El recipiente donde bebes tu café es importante para disfrutarlo. Es por ello que aquí te decimos qué tipos de tazas para café existen y cuándo usarlas.

¡Qué delicia! Pocas cosas son capaces de hacernos despertar tan motivados y de buenas como el olor a café fresco por la mañana. Ya sea un cappuccino, espresso o un americano con su chorrito de leche, para muchas personas el momento del café es sagrado. Pero ¿sabías que existen diversos tipos de tazas para café y que cada una se usa dependiendo del tipo de café que vayas a beber? Es por ello que aquí te decimos qué tipo de taza necesitas según el café que prepares.

Tal vez nunca te habías preguntado el tipo de taza más adecuado para disfrutar uno u otro tipo de café. Sin embargo, el recipiente en donde consumimos nuestra bebida tiene una gran influencia al momento de percibir su sabor y textura, ya que puede hacer la diferencia al momento de resaltar las mejores características de nuestra bebida.

Por ello es que los mejores restaurantes y cafeterías invierten para encontrar las mejores tazas para sus comensales.

Tipos de tazas para café

Para entrar en materia, hablemos sobre los 5 tipos principales de tazas: pequeña, grande, metálica, de vidrio y Mug.

Tazas pequeñas

Getty Images

Poseen una capacidad de 40 a 60 ml y suelen estar hechas de porcelana o cerámica. Por lo general tienen un asa muy pequeña y un plato que encaja perfecto con el tamaño de la taza. Éstas son ideales para beber café espresso o ristretto.

Su tamaño evita que el café se enfríe demasiado rápido y además tiene la medida perfecta para la cantidad ideal de líquido. Recordemos que cafés como el espresso o ristretto son bebidas sumamente concentradas y reducidas. Por ello es que para disfrutar de su sabor intenso y alto nivel de cafeína, es preferible beberlo en pequeñas cantidades a la vez.

Tazas grandes

Getty Images

Este tipo de taza se utiliza para preparaciones de café con leche como latte o cappuccino. Pueden ser rectas o bajas, con una boca más ancha y, por lo general, tienen una capacidad de entre 150 a 200 ml.

Asimismo tienen bordes más gruesos y agarraderas más grandes. Esto es importante porque los bordes gruesos permiten que la espuma se mantenga en el interior del contenedor. Y como las preparaciones de café con leche son más calientes que un café filtrado, las asas grandes te ayudan a sostener el café firmemente sin el riesgo de quemarte.

Tazas metálicas y/o de vidrio

Getty Images

Por su parte, las tazas metálicas y las tazas de vidrio son alternativas vistosas y atractivas a las tazas tradicionales. Las primeras son excelentes para gozar de bebidas no tan calientes como el café americano, el café filtrado y el Cold Brew, ya que el material se calienta muy fácil y podrías quemarte si sirves bebidas de temperatura muy alta como capuccinos o lattes.

En cuanto a las tazas de vidrio, aunque puedes encontrarlas en prácticamente cualquier tamaño y usarlas para bebidas tanto calientes como frías, debes tener en cuenta que este material se calienta muy rápido pero también se enfría al poco tiempo. Así que te recomendamos utilizarlas para cafés fríos o Cold Brew.

Además, al ser transparentes, podrás apreciar mucho más tu bebida y los toppings que decidas agregar, como crema para café o un chorrito de leche.

Tazas Mug

Getty Images

Por último tenemos las tazas tipo Mug, que suelen ser gruesas y resistentes al calor. Sus asas suelen adaptarse bien a la mano y el material (casi todas están hechas con porcelana) te permite sentir el calor de la bebida sin peligro de quemarte.

Estas tazas son altas, rectas y con una capacidad alta: les cabe alrededor de 330 a 500 ml de líquido. Son bien apreciadas especialmente entre los apasionados por cafés como el americano, el café filtrado o preparaciones con leche que no tengan espuma.

Conocer los diferentes tipos de tazas para café es vital para gozar de una experiencia positiva con tu bebida y apreciar su aroma, temperatura y disfrutar aún más de cada sorbo. Utiliza tazas pequeñas para preparar un ristretto matutino, tazas grandes para un buen capuccino de media tarde, tazas metálicas o de vidrio para un refrescante Cold Brew y tazas tipo Mug para un delicioso americano.

Y recuerda que en la vida podrá faltar todo, menos el café.

A %d blogueros les gusta esto: