8 agosto, 2022

Estrategia de abrazos, no balazos, es complicidad: Obispo

La marcha inició con 800 personas y en el trayecto se sumaron más, hasta alcanzar los 3 mil participantes. Foto: Especial

Nayra Rivera // reforma.com

La estrategia de abrazos, no balazos es demagogia y hasta cierto punto complicidad, advirtió el Obispo de Cuernavaca, Ramón Castro Castro.

En su discurso en la marcha por la paz, frente a cientos de personas, el secretario de la Conferencia del Episcopado Mexicano (CEM) exhortó a las autoridades mexicanas a garantizar con hechos seguridad de ciudadanos que viven en un territorio que “salpica sangre”.

“Nunca será lícito ni legal que la autoridad civil claudique de su responsabilidad en materia de seguridad y paz social, para eso tienen el poder y uso legítimo de la fuerza; abrazos, no balazos, es demagogia y hasta cierto punto complicidad, autoridades no fallen, cumplan su función, garanticen con hechos la seguridad”, expresó.

“Hacemos bien en reconocer la realidad, esa dura realidad que nos golpea y salpica de sangre México, pierde más el que niega esa realidad y la tergiversa, hace mucho daño el que emplea de un modo torcido esa realidad con mentiras e intereses egoístas”.

La marcha partió este sábado desde la Catedral de Tlaltenango hasta la Plaza de Armas en Cuernavaca.

Durante el recorrido de más de tres kilómetros de distancia, las campanas de las iglesias repicaron y los fieles cargaron figuras religiosas, así como mantas con consignas.

Al frente, se leyó en una lona: “VIII Caminata por la Paz, trabajamos para construir la paz”.

Religiosas y seminaristas de la diócesis avanzaron al frente de la marcha, la cual se fue nutriendo durante el trayecto. De acuerdo con reportes, alrededor de tres mil personas fueron las que participaron.

El exhorto por parte del líder católico también fue a la sociedad, a quienes pidió tomar un papel más protagónico en la construcción de la paz social.

‘En México se derrama sangre inocente’

El Obispo Ramón Castro señaló el pasado 23 de junio, en un video difundido tras el asesinato de jesuitas en Chihuahua, que la violencia y la inseguridad en el País son insoportables.

Por ello, exigió al Gobierno que asuma su responsabilidad y dé respuestas a la altura de las circunstancias, así como que replantee la estrategia de seguridad, al aseverar que la actual ha fracasado.

“Ahora como nunca, el dolor de la cruz se vuelve más intenso por tanta sangre inocente derramada a lo largo y a lo ancho del país. Los índices de violencia y sus estructuras de muerte, se han desbordado e instalado en nuestras comunidades, desfigurando a la persona humana, y destruyendo la cultura de paz”, expuso.

A %d blogueros les gusta esto: