17 agosto, 2022

La inevitable realidad

Escribe Luis Miguel Varela // @Luismikun

Tenemos hoy un gobierno que está buscando hacer un cambio, o al menos es lo que el presidente dice. El gobierno del miserable López empezó mal y fue empeorando con el tiempo. Después de hacer muchas promesas basadas en el odio, México se dio cuenta que el presidente iba cumpliendo, poro no sus compromisos, sino sus amenazas.

Cada vez que daba un cierre a proyectos e instituciones de ayuda ciudadana, con el pretexto de que había corrupción, afectaba a más y más personas. En todos estos casos nunca presento las pruebas de corrupción, ni realizo procesos penales en contra de ninguno de los supuestos corruptos, sólo desmantelo los proyectos y desvió el dinero a sus programas y proyectos personales.

Con sus supuestos ahorros, colocó el dinero en programas que dan dinero a diferentes sectores de la población, dinero que a muchos les ha caído muy bien y que consideran su derecho, pero que no se les ha podido entregar de manera periódica ni regular, pausando las entregas antes de comicios electorales, provocando una inanición a la necesidad de su dinero regalado, condicionando de esta manera su voto.

Quienes por suerte no tienen mucha necesidad de sus programas de dinero regalado, ya no votan por los morenarcos, poniendo su dignidad por encima de su avaricia; pero quienes desean ese dinero para sus vicios o gustos, así como aquellos que de verdad tienen necesidad de dichas dadivas, están incondicionalmente dando su apoyo en las votaciones y en las redes sociales.

El miserable López, sabía que su teatro de la cuarta transformación se caería muy pronto, sobre todo con las clases medias, los intelectuales y las personas con mayor nivel de estudios. Por este motivo su sociedad con el crimen organizado, le apoya a ganar elecciones en todas las regiones rurales y en los municipios más alejados de las grandes ciudades, donde él y sus mugre-morenos ya cayeron de la gracia de personas inteligentes y con dignidad, que prefieren no tener dadivas para evitar la gran tragedia nacional que se avecina con este grupo al poder.

Y aclaro: en las zonas rurales muchas personas están alejadas de los medios de comunicación y desprotegidas de los grandes grupos criminales amigos de López y por este motivo, no votan en contra de los mugre-morenos, ya sea por desconocimiento o por amenazas.
Pero, supongamos que en 2024 el miserable López no gana, y queda algún político de la coalición o de movimiento naranja, ¿quién nos garantiza que dicho caudillo y sus partidos de apoyo no serán peor que López? El presidente ya les mostro lo poderoso que puede ser un mandatario que pasa y destruye con mentiras y división social. ¿Quién nos garantiza que el siguiente político no hará lo mismo y empeore más nuestra situación?

La falta de confrontación, ha dado poder a los grupos criminales, y sigue creciendo cada día. Nadie tiene la correa de estos grupos, nadie los maneja de forma unánime y la sociedad está convencida de que el enfrentamiento contra estos grupos traerá mucha violencia, sabemos que detener al líder solo hace que el grupo se divida en más células criminales, que también van creciendo y generando más violencia.

Irremediablemente, una posibilidad será que en México se permita la compraventa de armas a particulares, tal y como se da en estados unidos. Esto dará mucho dinero a la sociedad del rifle en estados unidos y a los políticos que se pusieron de acuerdo para llegar a esta situación, entiéndase López Obrador y Alejandro Moreno.

El permitir a los mexicanos poder comprar un arma es algo que a muchos les llama la atención, muchos lo desean, pero no para defenderse, sino para someter a quien se les oponen, México es un país violento, y las leyes de desarme han mantenido la paz entre vecinos por muchos años, dejando como defensa las leyes, la justicia civil y la conciliación.

Pero llegó el Miserable López a destruir todo esto, desmantelando instituciones que nos daban seguridad, prohibiendo combatir a los grupos criminales, creando el ambiente perfecto de desesperación en todo el país.

El México que está creando el miserable López, dará paso al México armado de Alejandro Moreno, lo cual dará paso a una guerra interna de todos contra todos, criminales contra policías, pueblo contra pueblo, vecinos contra vecinos ruidosos, intolerantes contra pensantes y finalmente de niños contra niños. Auguro un indeseable panorama de más de 10 años de gran violencia, hasta que la situación se estabilice, con algunos atentados esporádicos, realizados por algunos radicales que sobrevivan.

Llegaremos al momento que vive Estados Unidos desde hace unas décadas con reportes constantes de este tipo de eventos. Muchos defenderán su derecho a adquirir “protección” para sus familias y tendemos que bajarle 2 rayitas a nuestra intolerancia, si no queremos terminar mal.

A %d blogueros les gusta esto: