17 agosto, 2022

Maternidad adolescente en México

Por Malinalli García Ruiz // @malinalligr

“Las sociedades han de enfrentarse a los síntomas de su fracaso colectivo en el intento de materializar y proteger los derechos de la niñez. Una sociedad que se aísla de sus jóvenes, corta sus amarras: está condenada a desangrarse: Kofi Annan”

En la adolescencia el embarazo y la maternidad se han convertido en un enorme problema social, económico, familiar y de salud pública. Las niñas y adolescentes aún se encuentran en crecimiento físico y al exigirles a sus cuerpos albergar un embarazo las pone en situaciones de riesgo para su salud y la de sus hijos/as.

Para la UNICEF en la región de América Latina la incidencia de embarazos en adolescentes es alta y no desciende, se relaciona con contextos de mayor pobreza y desprotección, y arrastra consecuencias problemáticas para la joven madre, su familia y su prole.

Además el Fondo de las Naciones Unidas para la infancia, menciona que debe ponerse atención en la maternidad adolescente por las siguientes razones: en primer lugar, porque se presenta con mayor frecuencia entre las jóvenes de familias pobres, lo que tiende a reproducir la pobreza y la falta de oportunidades de una generación a la siguiente y junto con ello, las probabilidades de desnutrición infantil. En segundo lugar, porque implica mayores probabilidades de mortalidad y morbilidad infantiles, así como de complicaciones obstétricas y en el puerperio para las madres. Y en tercer lugar porque se vincula a la deserción escolar.

Este año la UNESCO, el Colegio de México y CLACSO presentaron el informe “Danzar en las brumas. Género y juventudes en entornos desiguales en América Latina y el Caribe”, en el que se menciona que nuestro país es de los que tiene altas tasas de fecundidad en adolescentes principalmente en los estados de: Chihuahua, Coahuila, Puebla, Tlaxcala, Guerrero, Oaxaca y Tabasco.

Laura Flamand, coordinadora de la Red de Estudios sobre Desigualdades en el Colegio de México, y una de las presentadoras de dicho informe, enfatizó que “en México 350 mil adolescentes se embarazan al año”, además de que “estas adolescentes se encuentran en desventaja porque no tendrán el mismo acceso a la educación y oportunidades laborales que otras.

Ante este escenario, en nuestra nación es urgente y necesario destinar recursos para una política pública federal que prevenga real y eficientemente el embarazo en las adolescentes, que no solamente sea en discurso, sino que se diseñe e implemente de forma transversal y que resuelva el problema de fondo. Que promueva sus derechos sexuales y reproductivos. No es posible que miles de niñas y adolescentes mexicanas no formen parte de un desarrollo sostenible.

Y que trunquen su vida y sus estudios por falta de formación e información adecuada. Además de que vivan libre de la violencia sexual, de la que muchas veces es el origen de estos embarazos en niñas y adolescentes son los abusos en sus hogares.

Fuentes:

1.- Danzar en las brumas. Género y juventudes en un entorno desigual https://www.clacso.org/danzar-en-las-brumas-genero-y-juventudes-en-un-entorno-desigual/

2.- México, el país con más embarazos adolescentes y mujeres desaparecidas en América Latina https://www.animalpolitico.com/2022/03/mexico-el-pais-con-mas-embarazos-adolescentes-y-mujeres-desaparecidas-en-america-latina/

3.- http://www.unicef.org/lac/desafios__n4_esp_Final(1).pdf

A %d blogueros les gusta esto: