25 junio, 2022

Descarta Delgado independizar Morena de imagen de AMLO

Mario Delgado durante conferencia de prensa. Foto: José L. Ramírez

Érika Hernández // reforma.com

Rumbo a las elecciones del 2023 y 2024, Morena seguirá ‘colgándose’ de la imagen del Presidente Andrés Manuel López Obrador, de sus programas y obras.

“Pues tendríamos que estar locos para independizar a nuestro partido de la imagen del Presidente, perdón, pero es nuestro líder y es, además, el fundador de este movimiento. Y es nuestra gran inspiración, motivación, es nuestro líder.

“Estamos aquí para fortalecerlo, para fortalecer su proyecto. Somos su partido, el Presidente gobierna con el proyecto de Morena. Entonces claro que va a seguir siendo nuestra bandera, claro que va a seguir siendo nuestro motor”, afirmó el dirigente nacional de Morena, Mario Delgado.

Durante las pasadas elecciones, en las que Morena ganó cuatro de seis gubernaturas, sus candidatos basaron sus propuestas en la imagen del Presidente, así como en los programas, acciones y obras del Gobierno federal.

Los abanderados prometían que habría más recursos y proyectos para sus entidades por su cercanía con el Primer Mandatario, que seguirían los apoyos gubernamentales e, incluso, que lanzarían programas similares en lo estatal.

REFORMA publicó que para especialistas, la entrega directa de miles de millones de pesos a beneficiarios de programas sociales ha sido rentabilizada por Morena en las urnas, al vincular las ayudas a la figura de López Obrador y condicionar su continuidad a los triunfos de ese partido.

Este año, el Gobierno federal repartirá más de 446 mil millones de pesos a 23 millones de beneficiarios de 13 programas, con lo que prevé impactar en el 65 por ciento de los hogares del País.

Sin embargo, Delgado asegura que no se están aprovechando de los programas sociales, como lo hacía el PRI.

“No coincido que nos aprovechemos de los programas sociales, porque ya no es como antes. Antes los programas sociales eran 100 electoreros, había clientelas, porque manipulaban a esas clientelas en favor de unos y en perjuicio de otros a partir de su preferencia electoral.

“Ahora son derechos sociales, son imposibles de manipular, porque además a la gente se les da su tarjeta, no hay ningún intermediario que pudiera amedrentar, que pudiera amenazar, que pudiera engañarlos con la continuidad de estos apoyos”, argumentó.

Acusó a la Oposición de quererse deshacer de estos programas.

Delgado fue cuestionado si en la próxima reforma a sus estatutos, la cual busca fortalecer más al partido, es necesario mostrar a un partido con una propuesta propia, más independiente a la imagen y programas del Presidente.

El dirigente morenista argumentó que lo que hacen es informar que las promesas de campaña se están cumpliendo y que su plataforma sigue siendo la que planteó López Obrador, de primero los pobres.

“Entonces pues no, no nos vamos a desvincular, al contrario, vamos a decirle a la gente que este es el proyecto, y este es el partido, de Andrés Manuel López Obrador”, afirmó.

Ante la molestia de la pregunta, dirigentes nacionales y estatales de Morena, en conferencia de prensa, comenzaron a arengar: “¡Es un honor estar con Obrador!”.

Piden acotar labor de Servidores de la Nación

Los senadores Emilio Álvarez Icaza y Jorge Carlos Ramírez Marín cuestionaron la opacidad que acompaña la entrega de programas sociales a millones de beneficiarios de programas sociales.

De hecho, ambos parlamenterios propusieron que el árbitro electoral intervenga para poner fin, o acotar, el aparato de los Servidores de la Nación.

“Los Servidores de la Nación, en realidad, se han convertido en un perverso y distorsionado aparato de coacción del voto y de cierto tipo de compra, porque la maquinaria electoral de Morena se convirtió en servidores públicos. Eran los que estaban en la estructura electoral y hoy con los impuestos de todos, le pagamos a este aparato”, explicó Álvarez Icaza.

En opinión del fundador del Grupo Plural, lo que Morena hace con ese aparato “es un uso ilegal, porque coacciona a los votantes, diciéndoles que si no gana Morena o el Presidente, les quitan al apoyo, lo cual es una mentira.

“Hay un muy perverso engaño, diciendo que si no ganan se los van a quitar, cuando ya están en la Constitución y cuando es un derecho. Por eso digo que es un perverso aparato de compra y coacción.”

El argumento presidencial de que “amor con amor se paga”, apuntó Álvarez Icaza, “en realidad es un perverso mensaje como si la gente fuera a perder algo, cuando en realidad lo pagamos todos, pero, además, vivimos como nunca un problema de opacidad y falta de transparencia de los programas sociales.

En el mismo tono se manifestó el priista Jorge Carlos Ramírez Marín, quien exigió al árbitro electoral que investigue la opacidad con que Morena maneja los programas sociales.

El senador yucateco dijo estar de acuerdo en que el Gobierno entregue programas sociales a miles de beneficiarios de programas sociales; de hecho, consideró que no le veía problema a que los partidos políticos obtengan raja con la entrega de los programas.

“La diferencia fundamental esta señalada en la nota: la opacidad. No le veo problema a que los partidos políticos le saquen provecho a las obras que hacen o a las cosas buenas que hacen. Pero, sí me parece que se convierte en algo sumamente riesgoso, el que no se conozca quiénes y cuáles son las funciones de los Servidores de la Nación”, coincidió.

“¿Para qué, hasta cuándo y bajo qué reglas trabajan? En la práctica estamos viendo que lo mismo promueven que inhiben; en la práctica estamos viendo que lo mismo salen a hacer su chamba, que a promover la revocación de mandato y el voto. Ahí hay un tema mucho más grave que es la utilización de recursos públicos en los procesos electorales.”

Ramírez Marín cuestionó el hecho de que antes Morena pedía transparencia y ahora lo tapa. “¿Por qué antes nos parecía sano saber todo lo relacionado con el trabajo del Gobierno, y distanciarlo del trabajo electoral, y ahora simple y sencillamente no hay manera de saberlo?”, observó.

“Me gustaría que el INE hiciera el mismo ejercicio o pidiera las mismas cosas. El INE tiene que revisar y ser tan exigente como era con otros partidos y demostrar que no era una cuestión de preferencias o de modas, sino la convicción de que los programas sociales son muy buenos, pero separarlos de la obligación electoral, también es necesario”, repuso.

Con información de Mayolo López

A %d blogueros les gusta esto: