25 junio, 2022

Día 2 en AIFA: vacío…y retoman las obras

Featured Video Play Icon

Pasajeros de vuelos a Tijuana y Cancún en AIFA, que reportaron problemas de traslado, fueron reprogramados para salir en la noche del AICM. Foto: Jorge Ricardo

Jorge Ricardo // reforma.com

El Aeropuerto Internacional Felipe Ángeles (AIFA) lució casi vacío en su segundo día de operaciones, apenas 12 vuelos comerciales, tres de ida a Cancún, Mérida y Tijuana, y tres de vuelta, dos de Monterrey y los de Guadalajara. La aerolínea Conviasa sólo tendrá viajes a Caracas los lunes.

Eran más los curiosos que seguían llegando a conocer la terminal aérea y los obreros con casco y chaleco que siguen construyendo cosas. Y a pesar de todo, a la mitad de pasajeros de los vuelos de la tarde Tijuana y Cancún los reprogramaron para el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM).

Viajeros de los vuelos 1010 y 1012 a Tijuana y Cancún de las 13:20 y 13:27, de Volaris, reportaron problemas para llegar a Santa Lucía, altos costos en traslados, mucho tiempo y enredos, por lo que los reprogramaron para salir por la noche desde el Benito Juárez de la Ciudad de México.

“Se supone que íbamos a venir con tiempo para ir al Museo del Mamut, para ir a babosear por las instalaciones, pero perdimos más de dos horas dando vueltas porque ni hay señalizaciones, terminamos en unos terrenos de cultivo y al final la aerolínea no pudo ni imprimir ni escanear los pases. Una parte de mi familia sí se fue y a mí me reprogramaron al Benito Juárez”, dijo Javier Rivera Frías, que pensaba llegar a Cancún a las 13:27 horas.

Abordo del Mexibús de regreso iban más pasajeros hacia el AICM.

“Tomé un Uber de la zona de Miguel Hidalgo al Metro 18 de Marzo, y de ahí tomé un autobús que me dejó en la terminal del Mexibús de Ojo de Agua y de ahí para acá. Salí a las 10 de la mañana de mi casa llegué aquí a las 12:30 para mi vuelo de la una veinte y luego en la revisión de equipaje es manual, y luego dijeron que eran 30 minutos caminando hasta el avión por eso nos cambiaron al AICM”, agregó Adrián Bojórquez, de 36 años que iba a Tijuana.

Raúl Rosendo, un ciudadano de Guerrero de 36 años que saldría a Tijuana, dijo que salió de Chilpancingo a las 05:00 horas, llegó a las 08:00 a la Ciudad de México y a las 12:00 al AIFA con un costo de mil pesos de un taxi. “Me gasté más de lo que me cobró el camión y todo porque está muy lejos y no hay señalizaciones y nos metimos a los campos de cultivo porque nadie sabe orientar. Llegué con tiempo para volar, desgraciadamente había una fila para hacer check in, y nos comentaban en Volaris que el traslado a la puerta de abordar hacia el avión es de 30 minutos, entonces por el volumen de gente nos empezaron a negar los pases de abordar y al final nos cambiaron de aeropuerto para salir a las diez de la noche”, indicó en el Mexibús que llevaba al menos unos 15 pasajeros reprogramados.

Los entrevistados afirmaron que sus vuelos se fueron con la mitad de los pasajeros, aunque eran pocos. De hecho, el vuelo 4410 de Viva Aerobús llegó de Monterrey con 90 asientos vacíos de los 180.

En el AIFA. Desde una de las escaleras eléctricas en reparación se podía mirar la gigantesca sala de abordar, limpia y vacía, donde bien se podría oír el tintinear de una moneda, con el Calendario Azteca en el centro. En su segundo día de operaciones sólo hubo seis vuelos y hasta se canceló la venta de artesanías que ayer inició y que los vendedores afirmaban que seguiría otros dos días.

Sin embargo, siguieron llegando curiosos a recorrer las instalaciones, incluso un vendedor de aviones de juguete que pensaba en un local.

“Está muy grande”, dijeron dos estudiantes. “Vine a ver el Museo del Mamut pero me dicen que no hay paso, que debo de salirme y entrar por otra puerta”, añadió un hombre mayor con gorra y chaleco.

Un elemento de la Guardia Nacional indicó que para ir al museo, a unos 3 kilómetros, lo mejor es tomar un taxi de 150 pesos y pedirle ingresar por la zona de carga porque por la ciudad militar no había paso. O salirse en el Mexibús y tratar de ingresar por la puerta de la Base Militar, ubicada sobre la México-Pachuca.

A %d blogueros les gusta esto: