29 mayo, 2022

Corredor: presta atención a tu corazón si tuviste Covid

Karla Heredia // soymaratonista.com

De acuerdo con un trabajo publicado por la BBC de Londres, estimaciones revelaban a finales de 2020 que hasta un 16% de los pacientes con covid-19 tenían algún tipo de complicación cardíaca.

Dos años después del inicio de la pandemia, esas cifras por supuesto han variado, pero lo que sí no cambia son las advertencias de la comunidad científica con respecto a las secuelas que deja el virus en el cuerpo, y especialmente en el corazón, en particular en los atletas élite o que practican deportes de resistencia como correr de manera frecuente y que de manera inusitada se ven afectados por problemas cardíacos durante la práctica deportiva.

¿Qué tener en cuenta si corres y has tenido Covid?

De hecho, si has contraído el coronavirus en los últimos dos años, es probable que hayas notado cómo el virus ha impactado tu carrera en distintos aspectos. En particular, muchos corredores han visto una disminución en su rendimiento durante la recuperación de Covid-19 debido a la fuerte fatiga y a los problemas respiratorios y/o cardíacos.

Otros, como señala un estudio reciente realizado entre corredores que confirmaron tener COVID-19 han declarado presentar una mayor frecuencia en lesiones en comparación con aquellos que no tuvieron Covid al momento de lesionarse. No obstante, dadas las limitaciones del estudio, no está claro el papel directo del COVID-19 en la fisiopatología de las lesiones entre los corredores.

¿Qué pasa con el corazón?

Cuando corremos, tu corazón late más rápido para bombear sangre a los músculos

Las afecciones cardíacas parecen ser una de las principales secuelas que deja el virus entre las personas que practican deportes de alto nivel, por eso como corredor debes tener cuidado y, aunque haya sido leve, estar atento y chequearte con un especialista antes de retomar la práctica o un plan de entrenamiento con intensidad.

Según los especialistas, las afecciones al corazón causadas por el virus no dependen del grado de la enfermedad, pues incluso los cuadros más leves pueden afectar de alguna manera el sistema cardiovascular.

Y nos comparten una advertencia: las secuelas en el corazón suelen no dejar síntoma alguno de modo que las molestias aparecen mucho más tarde, cuando el sistema cardiovascular se ve sometido a algún trabajo extra como ocurre cuando realizamos alguna actividad física como correr.

En estos casos el corazón necesita latir más para bombear sangre a los músculos y, si tiene algún daño causado por el coronavirus, puede funcionar mal e incluso descomponerse.

¿Qué es lo recomendable para el corredor?

En primer lugar lo más recomendable es consultar con un médico, quién es el especialista indicado para ordenar una serie de exámenes cardiológicos antes de retomar el entrenamiento con más intensidad.

De hecho en este momento la Universidad de Nottingham lleva adelante un estudio conjuntamente con Garmin para conocer cómo afecta el Covid-19 a los corredores. El estudio “Running Through” pretende dar una mejor imagen de cómo el virus afecta al rendimiento y qué hacer en consecuencia.

La revista British Medical Journal, ha publicado unas pautas dirigidas especialmente a aquellas personas que han tenido el coronavirus de forma sintomática y que han perdido la forma física después de pasar un periodo largo de inactividad. Eso sí, las recomendaciones no están dirigidas a los pacientes con Covid-19 persistente.

Si has padecido Covid leve, la sugerencia es hacer ejercicios de movilidad y flexibilidad de manera suave incluso durante la cuarentena. Posterior a ello, se puede incorporar algunos ejercicios de fuerza o rutinas cortas con peso para mantener tanto la fuerza como el tono muscular.

En aquellas personas que han presentando síntomas cardiacos y pulmonares en enfermedad moderada con covid, la recomendación médica es realizarse un ecocardiograma y una prueba de función pulmonar. Con este chequeo el experto será el que dirá si puede volverse al ejercicio y a qué intensidad.

Si no ha presentado síntomas como como dolor en el pecho, palpitaciones u otros asociados a alguna patología cardíaca, lo habitual es que no haya ningún problema del corazón.

Además del chequeo médico previo a retomar la actividad, la recomendación es no comenzar a correr o a hacer alguna actividad física hasta que los síntomas hayan desaparecido durante al menos siete días.

Y hacerlo de forma gradual: pasar de no hacer nada a comenzar con un entrenamiento para un maratón sin escuchar tu cuerpo no es lo recomendable. Recuerda: el regreso a tu rutina de ejercicio debe ser gradual.

Tampoco pretendas querer recuperar las capacidades físicas o poner a prueba tu cuerpo exigiéndole el nivel anterior. Es mejor probar paso a paso, e ir mejorando y aumentando de manera paulatina el nivel.

Acá lo fundamental será probar que nivel de intensidad tolera tu cuerpo al entrenamiento, la capacidad que tiene para recuperarse y si, los síntomas o molestias aparecen, buscar asesoría médica.

Si algo se ha demostrado es que la actividad física es importantísima para la salud y más cuando el coronavirus es más peligroso ante padecimientos previos como diabetes, hipertensión obesidad y otras enfermedades crónicas. Y los ejercicios cardiovasculares, como correr en combinación con otras rutinas son de lo mejor para mantenerse saludable. Así que retoma pero escuchando siempre tu corazón.

A %d blogueros les gusta esto: