1 julio, 2022

Apuran obras en AIFA… pero dejan afectaciones a habitantes

En uno de los hospitales de la zona del AIFA se quedaron sin agua pues, acusan, durante las obras rompieron una tubería. Foto: Víctor Zubieta

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Jorge Ricardo // reforma.com

“A lo mejor por aquí va a pasar el Presidente el lunes, porque desde hoy nos mandaron a barrer pero mire: cuánta obra todavía por hacer”, dijo un obrero con overol fosforescente que barría la banqueta del Hospital del IMSS de Tecámac, junto al inacabable puente de conexión del Aeropuerto Internacional Felipe Angeles (AIFA) que baja hacia la carretera libre México-Pachuca.

La inamovible promesa del Presidente Andrés Manuel López Obrador de inaugurar -“llueva, truene y relampaguee el AIFA el lunes 21 de marzo, a pesar de que las vías de conexión carreteras no están concluidas, metió presión a los obreros que laboran en el principal acceso, sobre la carretera Federal México-Pachuca, colando todavía las banquetas, echando el pavimento caliente, aplanando tierra o pintando las rejas de los puentes armados sobre la carretera federal y que calculan que las obras seguirán hasta después de junio.

“Y si pasara a ver allá adentro, faltan muchos detalles, muchos detalles; claro, la Sedena no lo va a dejar pasar a ver”, consideró un trabajador que apilaba el barandal verde de la barra de contención del puente por donde podría entrar o salir el Presidente. A unos metros, una aplanadora aún apretaba la tierra que pavimentará otra maquina

La Secretaría de Comunicaciones y Transportes realiza en esa zona la vía San Jerónimo, que comprende tres obras: la ampliación del camino San Jerónimo a 4 carriles, la conexión con la carretera México-Pachuca y la construcción de los entronques de acceso a zona de carga y acceso a zona militar, con un presupuesto de 690 millones de pesos que, todavía en enero, aseguraban que estaría lista para este lunes, pero hoy nadie cree que sea posible.

Por las obras, se ha bloqueado el paso hacia Pachuca desde este punto, por lo que los pacientes de los hospitales Regional del IMSS y el municipal “César Camacho Quiroz” deben llegar a pie, incluso este último se quedó sin agua desde octubre, cuando una máquina rompió una tubería, según acusaron el administrador, Daniel Alejandro Anzures, y tres vigilantes que ayudan a las ambulancias a sortear las obras.

“Derivado de este puente que construyeron, rompieron la tubería del agua de la República y no tenemos agua desde octubre, y prácticamente nosotros tenemos que estar pagando pipas para mantener el hospital funcionando”, dijo Anzures. Desde la entrada al hospital miraba la gigantesca obra de trabes y columnas, con tierra suelta dónde debería haber jardines, todavía sin banquetas debajo de los puentes y sin semáforos ni pasos peatonales.

“Nos dijeron que iba a haber un acceso en esta zona y que no nos íbamos a mover, pero es lo único que sabemos, pero el interés de la base trabajadora de aquí es por dónde van a cruzar, porque no tienen planeado un puente aquí, un semáforo o un retorno”, añadió.

A unos pasos del hospital municipal, el CBT 2 “Carlos Pichardo”, de mil 846 alumnos en la mañana y 560 en la tarde, no ha podido regresar a clases debido a las obras de acceso al AIFA, ni tampoco la Escuela Secundaria “Base Aérea”, atrapada entre máquinas y obreros.

“Ahorita la tentativa (para regresar a clases) es hasta que entreguen la obra, que supuestamente el 21 de marzo, pero todo depende”, planteó el director del CBT 2, Juan Manual García Servín, al tiempo que reparaba algunas bancas con un grupo de vigilantes y profesores de la escuela.

“Es que se retrasaron porque, cuando se se inundó Ecatepec, de aquí se llevaron la maquinaria para allá, por eso se atrasaron”, consideró un vigilante.

El plantel sigue sin banquetas y, debajo del puente, la carretera no ha sido reencarpetada.

“Yo veo que sí van ya recio, pero mire: un solo carril y ahorita el único acceso para entrar a la escuela fue de aquél lado; estoy cruzando el terreno, un terrenal (sic) cómo no se imagina”, añadió.

Por la falta de accesos vehiculares, los pacientes que van hacia el Hospital Regional del IMSS de Tecamac tienen que bajarse en la gasolinera, donde la Policía desvía la circulación, y caminar entre las obras.

“Y atrás está peor, porque vienen haciendo el Mexibus”, reclamó un hombre que ayudaba a caminar a su hija, quien portaba uniforme escolar.

Lopez Obrador ha prometido que el lunes en la madrugada, cuando vaya a inaugurar el AIFA, se hará 40 minutos desde el Palacio Nacional, donde vive, hasta Tecamac, y es posible que así sea, porque a esa hora el tráfico no está hacia Pachuca, sino hacia la Ciudad de México.

Quizá tampoco vea los obreros que continúan ampliando la Autopista México-Pachuca. A la altura de Ojo de Agua deberá tomar la desviación hacia la carretera libre y así podrá encontrar las estaciones del Mexibus que el Gobierno Mexiquense construye en la ruta hacia el AIFA, sin carril confinado y aún sin reforzamiento hidráulico.

Sin embargo, este miércoles a las 11:00 horas, la aplicación de celular marcaba 41 minutos desde Ojo de Agua hasta el AIFA, debido a los trabajos en el Mexibus: estaciones tubulares, sencillas e inacabadas. Excavaciones, montones de tierra y los cortes carreteros.

“El Mexibus lo vienen haciendo todo al ahí se va, como para que lo vea el Presidente”, rezongó la encargada de Funerales Ojeda, Montserrat Díaz, frente al hospital del IMSS. A un lado había locales de abarrotes, venta de comida y un bar cerrados. Ella calculó que desde el año pasado la fecha han perdido el 60% de sus ventas debido a que las carrozas no pueden ingresar por las obras inacabadas

“Se los comió el tiempo y apenas hace un mes se apuraron”, dijo la encargada de la funeraria.

A %d blogueros les gusta esto: