25 junio, 2022

Gallos, entre narcos, fraudes y adeudos fiscales

Desde hace dos décadas, Club Gallos Blancos ha transitado entre polémicas, pues fue involucrado con narcotraficantes y en red de lavado. Foto: Archivo

Antonio Baranda // reforma.com

El equipo de Gallos Blancos de Querétaro ha transitado desde hace dos décadas entre polémicas por vínculos con presuntos narcos y por lavado de dinero.

En 2002, los empresarios Jorge y Alejandro Vázquez Mellado, junto con la Caja Libertad, adquirieron el club, pero según un ex integrante de esa sociedad financiera bajo investigación, el equipo le fue comprado a un narcotraficante.

Meses después, se reveló que el colombiano Paul Solórzano Lozano, un presunto lavador de dinero del narco que usaba el alias de Giovani de Ávila, estuvo a cargo de la liquidación de jugadores despedidos tras la compra del equipo.

En 2014, la entonces Procuraduría General de la República puso en la mira a Solórzano por fungir como presunto promotor de futbolistas ligado al Gallos Blancos.

Solórzano era un aparente enlace entre Promotora Internacional Fut Soccer -del mexicano Guillermo Lara- y Jorge Mario Ríos Laverde, “El Negro”, uno de los narcos colombianos más relevantes para la DEA en ese entonces.

Este colombiano tenía su empresa “Mivanni Sport Events” en Jurica, Querétaro.

En febrero de 2014, Gallos Blancos, entonces propiedad de Amado Yáñez, fue intervenido por Hacienda.

También ese año el equipo fue señalado en una presunta red de lavado de dinero que involucra a Caja Libertad Servicios Financieros, los casinos Big Bola y Oceanografía.

Según las indagatorias de la Fiscalía, esa red involucra el robo de combustible, su venta ilegal en gasolineras y lavado de dinero.

A %d blogueros les gusta esto: