1 julio, 2022

‘Los cárteles se han venido infiltrando’

De acuerdo al investigador, en la barras del Querétaro hay miembros del cártel de Santa Rosa de Lima. Foto: Mexsport

Sineli Santos // reforma.com

El Estadio Corregidora fue un campo de batalla en el que no se respetó ni edad ni género.

Las barras bravas de Querétaro y Atlas mostraron su lado más agresivo.

“Hay un entorno violento, vivimos en una sociedad muy violenta que en los últimos años, con la presencia de los carteles, ha intoxicado el ambiente y esto se traduce en la vida social y cultural de las personas.

“Con todo ese ambiente violento en una comunidad que tiene una cultura muy básica, es lógico que si te retroalimentas de esos valores violentos, en una grada o estadio los vas a desahogar o replicar y vas a hacer un espejo de ella”, explicó Hugo Sánchez Gudiño, profesor e investigador de la UNAM.

Además del fenómeno de imitación de conductas agresivas está la pelea por el territorio o la plaza.

“Buena parte de los grupos delictivos de los cárteles se han venido infiltrando a esos grupos de animación y esos elementos traen consigo más violencia. En Atlas está el (cartel) Jalisco Nueva Generación y en el caso de Querétaro está el de Santa Rosa de Lima, porque Querétaro está en un corredor donde hay estos carteles que se dedican al huachicol y tienen mucho peso en esa zona y, por los datos que hay, en ambas barras operan estos grupos”, puntualizó el catedrático, quien ha realizado estudios sobre las barras en México.

Eliminar a las barras o prohibirles la entrada a estadios son soluciones que no atacan el problema de raíz.

“El hecho de que desaparezcan la barra, sólo es de nombre, pero el aficionado va a seguir asistiendo al estadio, va a seguir organizando en un grupo y seguirá violentado.

“La opinión pública lo condena, los directivos también y anuncian ciertas medidas para solucionarlo, pero ya que pasa cierto tiempo se olvida y vuelve a repetirse todo y el ciclo continúa”, subrayó.

 

A %d blogueros les gusta esto: