25 junio, 2022

Cinco beneficios (casi) inmediatos para tu salud de consumir menos carne

Guille Andreu // vitonica.com

Los ovo-lacto-vegetarianos, que no comen carnes, ni pescado, constituyen una minoría significativa de la población mundial. Los lacto-ovo-vegetarianos consumen productos lácteos y/o huevos, mientras que los veganos no comen ningún alimento derivado total o parcialmente de animales.

Las preocupaciones sobre las consecuencias para la salud, el medio ambiente y la economía de una dieta rica en carne y otros productos de origen animal han centrado la atención en quienes excluyen algunos o todos estos alimentos de su dieta.

La prevalencia de dejar de consumir carne varía ampliamente en todo el mundo. India tiene la mayor proporción de personas que ya no consumen carne de todos los países, con alrededor del 30 % de la población. En otros lugares, es considerablemente menos común, con menos del 10 % de la población, como es el caso de Estados Unidos.

Muchos estudios han evaluado la adecuación nutricional de las dietas sin consumo de carne y, en general, han mostrado que estas de dietas bien planificadas proporcionan todos los nutrientes necesarios para una buena salud.

A pesar de esto, aún hay muchas dudas sobre si esto puede beneficiarnos ya que se limitan algunos nutrientes como la vitamina B12 (que es fácilmente disponible a base de suplementarse con ella). De hecho, muchas personas que siguen una dieta carnívora utilizan este hecho como argumento irrefutable para seguir comiendo carne, cuando realmente los animales que se consumen, en su mayoría, también tienen que ser suplementados con esta vitamina.

Por otro lado, queremos dejar claro que, si por cualquier razón no podemos dejar la carne del todo, el simple hecho de reducir su consumo, tu cuerpo te lo agradecerá.

Beneficios de dejar de consumir carne

Cuando empezamos a leer la literatura científica, podemos observar la increíble cantidad de datos que muestran que una dieta sin carne nos puede proporcionar muchísimos beneficios, como los que te contamos a continuación.

Menor riesgo de obesidad y aumento de peso

Más de mil millones de adultos en todo el mundo tienen sobrepeso y al menos 300 millones de estos, tienen obesidad. Estudios realizados en personas que no consumían carne, han mostrado que aquellas que no ingerían alimentos de origen animal, tenían un índice de masa corporal (IMC) más bajo en comparación con las personas que sí consumían carne.

Aunque sí es verdad que el IMC no implica una buena salud, sí es cierto que cuando se deja de consumir carne y empezamos a introducir mayor cantidad de alimentos vegetales integrales, nuestra capacidad de ingerir alimentos disminuye porque estos últimos sacian más (por su alto contenido en proteínas, fibra, carbohidratos complejos, etc.), haciendo que a lo largo del día consumamos menos kcal.

Menor riesgo de diabetes

El riesgo de diabetes tipo 2 está fuertemente relacionado con el sobrepeso y obesidad. Las tasas de diabetes ahora han alcanzado proporciones epidémicas según la OMS, lo que refleja el rápido aumento en la prevalencia de la obesidad a nivel mundial.

Aunque sí es cierto que al sustituir la carne por vegetales integrales estamos consumiendo más cantidad de carbohidratos, es solo una creencia popular que los carbohidratos producen diabetes.

De hecho, de forma general, las personas que están más concienciados con su alimentación también lo están con su salud general, por lo que suelen realizar más deporte, y esto disminuye en mucho las probabilidades de padecer este trastorno.

Menor riesgo de enfermedad cardiovascular

Los factores que más afectan al aumento de las probabilidades de enfermedad cardiovascular son el colesterol plasmático y la hipertensión.

Se ha visto que las personas que no consumen carne tienen menor cantidad de colesterol en sangre, sobre todo de LDL, que sabemos que es aterogénico (forma placas de colesterol).

Es probable que esta diferencia en el colesterol plasmático sea grande debido a las diferencias en la ingesta de grasas, ya que la carne es una fuente rica en ácidos grasos saturados. Por otro lado, algunos alimentos vegetales como los aceites vegetales, los frutos secos y las semillas, son fuentes ricas en ácidos grasos insaturados.

Finalmente, los principales determinantes de la hipertensión son un alto consumo de sal (que suele estar muy acompañada en el consumo de carne) y el sobrepeso. Comentando lo anterior, sabemos que excluir la carne de la dieta puede disminuir nuestro peso corporal (sobre todo de masa grasa), reduciendo tanto nuestra tensión arterial y las probabilidades de padecer hipertensión.

Menor riesgo de cáncer

Se ha visto que aquellas personas que consumen menor cantidad de frutas, verduras, legumbres y en definitiva, alimentos vegetales, y consumen una mayor cantidad de productos de origen animal, tienen una mayor probabilidad de padecer cáncer (sobre todo de mama, colorrectal, próstata y estómago).

Esto sobre todo podría ser debido a que la carne puede tener ciertos componentes cancerígenos (a la hora de hacerlos a la sartén, parrilla…), mientras que los alimentos vegetales están llenos de micronutrientes como vitaminas, minerales, fitonutrientes, antioxidantes, etc., que protegen a nuestras células.

De hecho, según un estudio basado en datos recopilados de 472.377 adultos británicos que no tenían ningún tipo de cáncer en el momento de su reclutamiento, tras un seguimiento de más de 11 años, muestra que consumir poca carne y pescado se asocia con un menor riesgo de todos los tipos de cáncer.

Menor riesgo de enfermedades neurodegenerativas

Las enfermedades neurodegenerativas son también una pandemia que cada vez va a más debido a los pobres hábitos de vida que estamos llevando. Es importante saber que el ejercicio físico y tocar algún instrumento musical es lo que más nos previene de padecer este tipo de trastornos.

Aun así, también se sabe que la alimentación cumple una función neuroprotectora importantísima. Ya sabemos que los vegetales contienen compuestos antioxidantes y antiinflamatorios que ayudan a proteger la estructura neuronal disminuyendo, por tanto, las probabilidades de padecer estas enfermedades.

A %d blogueros les gusta esto: