1 julio, 2022

Supervisa Tren Maya, dona en rifa… y emplean a José Ramón

El empresario Daniel Chávez es uno de los empresarios más cercanos al Presidente López Obrador y ha participado en temas del Gobierno federal como el Tren Maya. Foto: Especial

Claudia Guerrero // reforma.com

Daniel Chávez, dueño de Grupo Vidanta, es uno de los empresarios más cercanos al Presidente Andrés Manuel López Obrador, su Gobierno y sus proyectos prioritarios.

El inversionista -cuya familia dio trabajo en Houston al hijo mayor del Mandatario, José Ramón López Beltrán-, es propietario de un conglomerado de hoteles y aeropuertos que se podrían beneficiar de obras emblemáticas de la 4T como el Tren Maya y el parque solar más grande del mundo, en Puerto Peñasco, Sonora.

En junio de 2020, Chávez fue nombrado representante personal del Presidente en el proyecto de construcción del Tren Maya.

“En lo personal, yo voy a contar con un representante, con un empresario que, de manera honorífica, sin cobrar nada, solo porque quiere ayudar, va a representarme en la supervisión: Daniel Chávez, que está aquí”, anunció el López Obrador durante un acto de supervisión de la obra.

“Es un empresario del sector turístico. Él me va a ayudar, como me están ayudando millones de mexicanos a empujar al elefante, para que camine. Todos tenemos que contribuir, esa es la democracia”.

Chávez participa en el sector de bienes raíces y su corporativo incluye cadenas como Mayan Palace, The Grand Bliss, The Grand Mayan, The Bliss, Ocean Breeze y Sea Garden.

Grupo Vidanta también cuenta con desarrollos en Puerto Peñasco, Sonora, donde Chávez donó un terreno de 2 mil hectáreas, en las que la CFE pretende construir el Parque Solar Sonora, con una inversión de mil 685 millones de dólares, solo para este año.

El predio se localiza en la misma región donde están los hoteles The Grand Mayan y Mayan Palace, además del Aeropuerto Internacional de Mar de Cortés, propiedad de la misma compañía.

“Con un área dos veces el tamaño de la isla de Manhattan, nuestro complejo Puerto Peñasco es la extensión territorial más grande de Grupo Vidanta y reúne los requisitos para contar con su propio espacio aéreo”, ofrecen en su sitio oficial.

“Aprovechamos esta oportunidad para crear el primer aeropuerto de construcción y operación privada de México. Terminado en 2009, el Aeropuerto Internacional Mar De Cortés del Grupo Vidanta ofrece a los huéspedes acceso inmediato a sus hoteles resort, The Grand Mayan y Mayan Palace”.

En agosto de 2020, la empresa de Chávez apoyó con 200 millones de pesos la polémica rifa del avión presidencial.

Unos 400 mil cachitos fueron comprados a través de la Fundación Delia Morán, de Grupo Vidanta, para donarlos a 50 mil escuelas de zonas marginadas.

“La Fundación de la maestra Delia Morán decidió adquirir directamente, en la Lotería Nacional, 400 mil cachitos”, anunció en agosto de 2020 el entonces coordinador de Programas Integrales de Desarrollo, Gabriel García Hernández.

Además de estar vinculado a proyectos prioritarios de la 4T, Chávez forma parte del Consejo Asesor del Presidente, integrado por algunos de los hombres más ricos del País, con quienes consulta temas relacionados con el desarrollo económico.

Los hijos

El Presidente reconoció ayer que la empresa KEI Partners, en la que trabaja su hijo José Ramón López Beltrán, es propiedad de Iván y Érika Chávez, hijos del empresario.

Desde Palacio Nacional descartó que exista algún conflicto de interés, tras asegurar que Grupo Vidanta no tiene contratos con su Administración.

“Dio a conocer José Ramón donde trabaja, en efecto, es una empresa de los hijos de Daniel Chávez, que me ayuda como supervisor honorífico del Tren Maya, pero no cobra nada ni tenemos ninguna relación de negocios, él no tiene ningún negocio con el Gobierno federal, no hay ningún problema de interés, es de los empresarios que nos ayuda porque quiere apoyar en el caso del Tren Maya para concluirlo”, dijo.

A %d blogueros les gusta esto: