12 agosto, 2022

Deja crisis de chips armadoras ociosas

Foto: NEGOCIOS / Staff

Frida Andrade // reforma.com

Los paros técnicos momentáneos en las líneas de producción de varias armadoras por la falta de chips, dejaron ociosa 41 por ciento de la capacidad instalada de las fábricas que tienen en México en 2021.

El año pasado, en todo el País se produjeron 2 millones 980 mil vehículos y para fabricarlos sólo se utilizó 59 por ciento de la capacidad instalada que tienen las armadoras, de acuerdo con la consultoría J.D. Power de México.

“La escasez de chips provocó que varias compañías tuvieran que reducir el número de turnos de producción, pues por cada marca sólo se puede conseguir un cierto volumen de estos componentes que debe distribuir entre todas sus plantas a nivel mundial”, detalló Gerardo Gómez, director general de J. D. Power México.

“Están tratando de balancear su producción de la forma más óptima para que ganen la mayor cantidad de dinero posible y se mantengan con lo mínimo indispensable para seguir operando”, agregó Gómez.

Con una producción de 3 millones 810 mil unidades en 2019, es decir, antes de la pandemia y la crisis de semiconductores, se llegó a utilizar el 78 por ciento de la capacidad instalada con la que contaban las fábricas para ese año.

De acuerdo con la firma consultora, se espera que para el cierre de 2022 las empresas puedan operar al 66 por ciento de su capacidad.

Se estima que a mediados de este año se pueda ir regularizando la oferta de chips y con ello ir recuperando la venta de vehículos que no se colocaron por la crisis, resaltó el directivo de J. D. Power.

Sin embargo, destacó Gómez que todavía no se alcanzarían los volúmenes de producción que se registraron en años anteriores.

“No nos va a alcanzar el tiempo para recuperar todas las unidades que dejamos de vender en 2020, 2021 y ahora en 2022.

“Vamos a suponer que tengamos todos los microprocesadores en julio, por más que se pongan a trabajar en los tres turnos, sí vamos a recuperar, pero no vamos a llegar todavía a los niveles de 4 millones (de producción) que andábamos rozando en los máximos históricos de producción en México”, detalló.

La caída en la producción nacional de autos es importante porque pega al mercado de exportación, pues del total de lo que se fabricó en el País durante el año pasado, 91 por ciento se colocó en el exterior y su principal mercado es el estadounidense.

Al mercado de Estados Unidos se envió 77 por ciento del total de las exportaciones que se hicieron, según la consultora que toma datos del Inegi. El resto de las unidades fabricadas sirven para atender la demanda de automóviles interna.

A %d blogueros les gusta esto: