17 enero, 2022

¿No te puedes levantar la cama? Tomar café en la mañana podría ser la solución

Andrés Olascoaga // Cocina Fácil

*La razón por la que tomar café en la mañana te quita el sueño es una de las cosas sorprendentes que debes saber sobre la bebida con la que inicias tu día.

Hay días en los que levantarte de la cama puede ser una tarea titánica. No por nada existe una canción titulada Hoy no me puedo levantar y las búsquedas en Google sobre el tema arrojan hasta 14 millones de resultados. Afortunadamente, existe un gran aliado para lidiar con las cobijas e iniciar tu día: tomar una taza de café en la mañana.

Pero ¿qué es lo que causa que esta bebida nos salve de la somnolencia? La respuesta está en su estructura química y en los componentes que también han causado que el café sea considerado una droga psicoactiva.

¿Por qué tomar café en la mañana me quita el sueño?

No, no eres el único que siente un “subidón” después de tomar el primer sorbo de café del día. De hecho, esa es una de las reacciones más comunes que provoca su ingrediente principal: la cafeína.

¿Por qué tomar café en la mañana me quita el sueño?

La cafeína es una de las pocas sustancias cuya estructura química es similar a la de la adenosina, un nucleósido que libera proteínas inhibidoras y reduce la actividad de las células nerviosas. Gracias a esto, la cafeína puede unirse a receptores de adenosina y “confundir” a nuestro organismo, evitando que se provoque una reacción somnolienta y que el cerebro se sienta “más despierto”.

Como señala la escritora científica –y amante del café– Rosie Alderson, esta respuesta es temporal. Sin embargo, es lo suficientemente fuerte para levantarnos de la cama o, si se consume en la noche, mantenernos despiertos por un buen rato.

¿El café causa los mismos efectos en todos?

No. No todas las personas se sentirán más despiertas después de tomar café en la mañana. Esto es causado por una variación natural de los receptores de adenosina que, incluso después de toparse con la cafeína, funcionan de manera normal, provocando estados de cansancio y somnolencia a lo largo del día.

La genética también juega un papel importante en nuestras reacciones a diversas sustancias. Así como hay personas que esquivan el sueño con el café, hay quienes lo encuentran tóxico o simplemente, no pueden procesarlo. Para suerte de estos últimos, hay otros alimentos y bebidas que aportan la suficiente energía para iniciar la mañana sin mayores problemas.

A %d blogueros les gusta esto: