28 noviembre, 2021

Será concurso de Altán un desafío

Foto: NEGOCIOS / Staff

Ailyn Ríos // reforma.com

Al ser una Asociación Público Privada (APP) y estar a cargo del desarrollo de un proyecto contemplado en la Constitución, el conciliador y juez que lleven el concurso mercantil de Altán Redes se verán desafiados, consideraron especialistas.

La creación y operación de la Red Compartida está considerada en la Constitución desde la reforma de telecomunicaciones de 2013. La meta original del proyecto era llevar internet 4G y otros servicios telecom a 92.2 por ciento del País para 2024.

Sin embargo, la mala salud financiera de la APP la llevó a recurrir a concurso mercantil para ajustar su deuda con 70 acreedores.

“Tendrán que considerarse estas particularidades de Altán, no son replicables en algún otra empresa; será interesante ver cómo el conciliador y el juez observan esta naturaleza, qué acreedores considera necesarios para la operación.

“Es la primera vez que en el sector se da un caso se esta naturaleza”, dijo Michel Hernández Tafoya, director de Observatel.

El 12 de noviembre, Altán fue declarada en concurso mercantil y podrá llevar las negociaciones con sus proveedores tras incumplir con sus obligaciones.

A partir de la publicación del concurso en el DOF, Altán tendrá un periodo de conciliación inicial de 185 días naturales que podrá prorrogarse por dos periodos más de 90 días naturales cada uno.

En caso de que no se logre la reestructura, la empresa entraría en un proceso de quiebra, lo que llevaría a que las obligaciones relacionadas con el desarrollo de la Red Compartida se transfirieran a otros actores.

“Habría que reasignar el espectro a otro concesionario de red mayorista, lo cual sería complicado.

“Los legisladores de aquel entonces nunca pensaron en el escenario de una inviabilidad financiera aunque se les advirtió que el proyecto con tanta rigidez y compromiso de cobertura tendría riesgos financieros”, mencionó Ramiro Tovar Landa, especialista el telecomunicaciones.

El modelo de negocios centrado en la operación nacional con el que fue concebido Altán complicaba que fuera viable la empresa, pues las compañías dedicadas a las telecomunicaciones requieren desenvolverse en mercados globales, comentó Jorge Fernando Negrete, presidente de Digital Policy & Law.

A %d blogueros les gusta esto: