5 diciembre, 2021

Ahorrarían empresas hasta 30% con home office

El trabajo remoto y la flexibilidad fomentan la productividad entre los empleados. Foto: Archivo

Veronica Gascón // reforma.com

Las empresas pueden tener ahorros que van entre 15 a 30 por ciento del gasto que realizan en espacios para oficinas, si mantienen el esquema del teletrabajo, según cálculos de la consultora Bain & Company.

“La optimización del espacio de trabajo corporativo puede suponer un ahorro inmobiliario de entre 15 y 30 por ciento y un potencial de hasta 20 por ciento adicional mediante el rediseño de procesos operativos”, comentó Francisco Jiménez, socio de Bain & Company México.

Añadió que gran parte de los procesos que estaban listos para digitalizarse, pero que no lo habían hecho por falta de decisión (como compras, ventas, cierres contables), se hicieron durante la pandemia y las empresas se dieron cuenta que no necesitaban oficinas.

“Algunas empresas pueden llegar a números mayores, dependiendo de a qué nivel puedan redefinir sus procesos para que se puedan hacer completamente de manera remota. Vemos cuando menos ese nivel de ahorro como parte de un esquema de trabajo híbrido”, afirmó Jiménez.

Añadió que este esquema de trabajo remoto y la flexibilidad fomentan la productividad entre los empleados.

Según los cálculos de Bain & Company, el trabajo remoto tiene el potencial de lograr mejoras significativas en la productividad en 80 por ciento de la plantilla laboral, a través de una mayor eficiencia en tiempos de trabajo.”Los colaboradores motivados son dos veces más productivos en comparación a los que se sienten solamente satisfechos, y tres veces más productivos que los colaboradores insatisfechos”, dijo.

La consultora calculó que mejorar el equilibrio de la vida laboral y familiar con la reducción de los traslados implica ahorros hasta en 180 horas en tiempo de transporte al año.

Adicionalmente, la flexibilidad que ofrecen los modelos híbridos es positiva para la retención del talento que requiere la empresa.

Jiménez agregó que un esquema flexible permite a los colaboradores reubicarse en ciudades con un menor costo de vida.

“Si queremos que la gente tenga una interacción física mínima hay otros lugares mejores que la Ciudad de México para hacerlo y alrededor de la Ciudad hay polos de desarrollo que ofrecen calidad de vida superior en términos de costos, como es el caso de Querétaro”, afirmó el experto.

A %d blogueros les gusta esto: