27 enero, 2022

Asfixian las deudas a órganos electorales

Foto: Especial

Erika Hernández // Reforma

Presidentes de seis institutos electorales estatales que acaban de asumir el cargo recibieron los organismos endeudados o al límite de sus recursos.

Debido a los recortes en sus presupuestos, tienen deudas con proveedores, no han pagado servicios, está pendiente el financiamiento público a los partidos y en riesgo el gasto corriente.

Excepto el Estado de México y Veracruz, el resto de los organismos electorales de todo el País vivieron este año una crisis económica, pues dejaron de percibir cerca de 3 mil millones de pesos en pleno proceso electoral.

Tuvieron que cancelar proyectos para poder pagar nómina o dejaron de pagar rentas o a proveedores.

Los Organismos Públicos Locales (Oples) de Oaxaca, Sonora, Colima, Chihuahua, CDMX y Zacatecas son los que presentan una situación de riesgo grave o moderada, según un reporte del INE.

Otros nueve, que no renovaron a su titular, están en la misma situación: Aguascalientes, Baja California, Michoacán, Morelos, Nayarit, Nuevo León, Quintana Roo, Tamaulipas y Tlaxcala.

Algunos tuvieron que adelantar recursos que tenían destinados para el último trimestre del año, no les aprobaron ampliaciones. En algunos casos se habla de que en octubre, noviembre o diciembre estarían batallando para el gasto corriente, así que tienen retos serios“, dijo Martín Faz, consejero del INE.

Por ejemplo, Sonora -señalado en rojo- reportó que no tenía para pagar el financiamiento público a los partidos, y aún tenía deudas de la elección de junio. El organismo pedía 74 millones de pesos para solventar económicamente el año.

En Oaxaca, autoridades electorales informaron que están pendientes de recibir 16 millones de pesos para finiquitar compromisos de la elección del 6 de junio, como pagos de arrendamientos de muebles e inmuebles y servicios personales.

Sin dinero, el Instituto arrancó hace unas semanas el proceso electoral 2021- 2022, en el que se renovará la gubernatura, por lo que confía en que le aprueben los 278 millones que solicitó.

La nueva consejera presidenta, Elizabeth Sánchez González, tendrá que obtener del Gobierno estatal una ampliación de cerca de 10 millones de pesos para realizar comicios extraordinarios en seis municipios.

Este organismo fue ubicado en riesgo alto, pues de los 517 millones de pesos que solicitó como presupuesto para este año, el Congreso local únicamente le aprobó 54 millones; y aunque el Gobierno del Estado aceptó darle 270 millones más, la entrega ha sido irregular.

Autoridades electorales de la entidad informaron que están pendientes de recibir 16 millones de pesos para finiquitar compromisos de la elección del 6 de junio, como es el convenio de colaboración con el INE y para pagar arrendamientos de muebles e inmuebles y servicios personales.

En Nuevo León, donde también terminó el periodo del presidente de la Comisión Estatal Electoral (CEE), el organismo recibió este año, cuando se renovaron Gobernador, Alcaldes y Congreso local, 22 por ciento menos de los recursos solicitados.

Sin embargo, no reportó crisis financiera por la gestión de Mario Alberto Garza que concluyó en septiembre y cuyo reemplazo aún no ha sido elegido por el INE.

En Zacatecas, ubicado en riesgo moderado, el titular Juan Manuel Fraustro también está batallando para concluir el año, pues además de tener deudas internas, debe al Instituto Nacional 8.7 millones de pesos.

En el caso de la Ciudad de México, Patricia Avendaño Durán, nueva presidenta del organismo y a quien relacionan con la Jefa de Gobierno Claudia Sheinbaum, deberá negociar con el Gobierno capitalino una entrega adicional de 80 millones de pesos.

No obstante (pese a recibir dichos recursos), se mantiene en riesgo moderado, en virtud de que el recorte (al presupuesto 2021) fue por más de 580 millones de pesos“, indica el reporte del INE.

Mientras tanto, en Colima, la titular María Elena Adriana Ruiz deberá enfrentar un jaloneo con el Gobierno estatal, pues las ministraciones de 8.5 millones de pesos mensuales no se han entregado puntualmente.

Sin embargo, el escenario no es alentador, pues el Gobernador Ignacio Peralta, quien concluye su mandato el 31 de octubre, advirtió que no tiene dinero ni para cubrir la nómina. Incluso, la semana pasada, más de 4 mil trabajadores protestaron porque no les han pagado dos quincenas.

Esta entidad deberá enfrentar sin recursos la elección extraordinaria en el municipio de Tecomán.

En Chihuahua, el Gobierno estatal anterior quedó a deber 80 millones de pesos al Instituto local, dirigido por Yanko Durán Prieto, por lo que se han cubierto las deudas con ajustes internos.

Otros órganos en riesgo

Baja California, ubicado en riesgo moderado, también tendría nueva presidenta esta semana, pero se revocó su nombramiento, por lo que los consejeros actuales deberán garantizar que los partidos reciban sus prerrogativas, pues habían alertado que no tenían para finiquitar de septiembre a diciembre.

Este Instituto había pedido una ampliación de 32 millones 746 mil pesos, pero no había recibido respuesta del Gobierno estatal.

Michoacán y Morelos, que no tendrán cambios de titulares, también están en números rojos. El primero tuvo que pedir mensualidades adelantadas para cumplir con el proceso electoral pasado.

En septiembre, Morena advirtió que su operación de octubre a diciembre está en riesgo, si el Gobierno estatal no le entrega entre 30 y 40 millones de pesos.

Las otras entidades que padecen dificultades financieras son Aguascalientes, Nayarit, Nuevo León, Quintana Roo, Tamaulipas y Tlaxcala.

A %d blogueros les gusta esto: