28 noviembre, 2021

Avala Senado Ley de Ingresos 2022; va al Ejecutivo

El Pleno del Senado aprobó en lo particular la Ley de Ingresos con 65 votos en favor y 38 en contra. Foto: Especial

Mayolo López // reforma.com

Tras una discusión de más de 15 horas, la Cámara de Senadores aprobó esta madrugada en lo general y lo particular la Ley de Ingresos de la Federación para el ejercicio fiscal 2022, que estima una captación de recursos por 7 billones 88 mil 250.3 millones de pesos.

Morena y sus aliados desestimaron una a una las más de 400 reservas que había propuesto la Oposición. Una vez aprobada, la Ley de Ingresos de la Federación fue remitida la Ejecutivo Federal.

En el proyecto se estimó que el Producto Interno Bruto (PIB) registrará un crecimiento puntual de 4.1 por ciento para el ejercicio fiscal de 2022, un tipo de cambio respecto al dólar de 20.3 pesos por dólar, una plataforma de producción de petróleo crudo de un millón 826 mil barriles diarios con una estimación del precio ponderado acumulado del barril de petróleo crudo de exportación de 55.1 dólares por barril.

Con recriminaciones de la Oposición por el manejo de la deuda, el senador Germán Martínez, del Grupo Plural, advirtió del riesgo que el narco financie cuando existe un manejo de la deuda irresponsable..

“¿Saben quién más presta? Lo sabemos bien en Michoacán y lo saben bien en otros estados: presta el narco, prestan los narcotraficantes. Porque no hay una deuda pública responsable y luego esos cobran con elecciones por no estimular la deuda pública responsable, por no estar la deuda pública, en contra de no estimular escuela y la salud pública”, señaló.
Martínez Cázares remató su intervención con un “¡Viva la Universidad Nacional Autónoma de México!”.

El senador emecista Clemente Castañeda preguntó a la bancada de Morena si sabía del destino de los recursos que implicó la desaparición de los fideicomisos.

“No hay trasparencia ni información, ni información sobre el proceso de extinción de los fideicomisos”, sostuvo al presentar una reserva -rechazada por Morena- que obligaba y mandataba a la Secretaría de Hacienda el deber de informar el destino de los recursos derivados de la extinción de los fideicomisos.

Cuando el senador priista Jorge Carlos Ramírez Marín intervenía en tribuna, desde su escaño la panista Lilly Téllez le preguntó si el hecho de que el Senado se había convertido en una mera oficialía de partes, significaba, en realidad, que los legisladores se habían convertido “en achichincles” de Palacio Nacional, puesto que se había aprobado un monto de deuda de 800 mil millones de pesos.

Ramírez Marín le dijo que, como priista, le había tocado ser mayoría, que se había convertido “en una máquina de levantar la mano en contra y hemos pagado las consecuencias”.

“Tenemos que ser más exigentes como Poder Legislativo”, aceptó el legislador yucateco.

Por Morena, el senador César Cravioto encaró al panista Víctor Fuentes, que había sostenido que este proyecto era “el más cobrón” en la historia.

“Este es un Gobierno cabrón porque es un Gobierno que se está fortaleciendo”, reviró, “este Gobierno está cobrando impuestos y eso es lo que los tiene encabronados”, sostuvo.

A %d blogueros les gusta esto: