5 diciembre, 2021

Hallazgo de centros ceremoniales muestra vínculo Olmeca-Maya

Imagen basada en tecnología lidar de San Lorenzo (izquierda) y Aguada Fénix (derecha) en la misma escala. Ambos tienen una plaza rectangular delimitada por 20 márgenes de plataformas. Foto: Arqueólogo Takeshi Inomata

Yanireth Israde | Reforma

Un equipo internacional de investigadores descubrió 478 centros ceremoniales en Tabasco y Veracruz que probablemente datan, la mayoría, del mil 100 al 400 a. C., varios siglos antes del apogeo de la civilización maya en el período Clásico (250-950 d. C.), revelan los especialistas dirigidos por Takeshi Inomata, académico de la Universidad de Arizona, en un artículo publicado hoy en Nature Human Behaviour.

Estos sitios comparten un patrón arquitectónico de plazas rectangulares, como el que presenta en Tabasco Aguada Fénix, la más antigua y monumental plataforma de la civilización maya, una estructura de 3 mil años con mil 400 metros de longitud y entre 10 y 15 metros de altura, cuyo hallazgo fue difundido el año pasado. (REFORMA 04/06/2020)

Ahora, el descubrimiento de los casi 500 centros ceremoniales a través del análisis de mapeo láser aerotransportado o lidar (por sus siglas en inglés) transforma la comprensión de los académicos sobre los orígenes de las civilizaciones mesoamericanas, en particular sobre la relación entre las culturas olmeca y maya, se indica en el artículo.

Los complejos ceremoniales compartían patrones altamente estandarizados, incluyendo plazas rectangulares delimitadas por líneas de montículos bajos. Estas formas rectangulares medían hasta 1.4 kilómetros de longitud, y los ejes este-oeste de algunos complejos estaban orientados hacia las direcciones de la salida del sol en fechas específicas. Fueron probablemente las primeras expresiones materiales de los conceptos básicos de los calendarios mesoamericanos, detalla el artículo.

Se plantea que la idea de construir plazas rectangulares puede ser un legado del sitio Olmeca de San Lorenzo, el cual es varios cientos de años (600 años) más antiguo que Aguada Fénix“, señalan Miguel Omar García Mollinedo y Melina García Hernández, colaboradores del Proyecto Arqueológico Usumacinta Medio, consultados por REFORMA a propósito del artículo “Origins and spread of formal ceremonial complexes in the Olmec and Maya regions revealed by airborne lidar”, publicado este lunes en Nature Human Behaviour.

El Proyecto Arqueológico Usumacinta Medio es una colaboración entre la UNAM y la Universidad de Arizona que tiene como objetivos examinar los orígenes de la civilización maya en relación a sus interacciones con la región olmeca, estudiar las relaciones de la sociedad humana con el medio ambiente e investigar cambio sociales en la sociedad maya durante los períodos Preclásico y Clásico.

San Lorenzo tenía una organización jerárquica, como lo demuestran las esculturas de cabezas colosales que probablemente representan gobernantes. En contraste, los constructores de los sitios estandarizados encontrados en este estudio probablemente no tuvieron una marcada desigualdad social, se indica en el texto.

Estos parecen haber mantenido ciertos niveles de movilidad, viviendo en casas por un tiempo breve. Las enormes construcciones realizadas por esos grupos no jerárquicos obligan a los investigadores a repensar cómo se desarrollaron las primeras civilizaciones.

Estos hallazgos muestran la importancia del legado de San Lorenzo y las innovaciones realizadas por grupos posteriores. Los complejos estandarizados en esta área fueron abandonados después del 400 a. C., pero algunos de sus elementos fueron adoptados por los centros mayas posteriores, proporcionando una base importante para la civilización maya.

El lidar puede mapear formas tridimensionales del suelo y sitios arqueológicos penetrando la vegetación. Dicho estudio utilizó datos públicos generados por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) y por medio de esta información, se cubrió un área de 85 mil kilómetros cuadrados, lo que representa el estudio arqueológico de lidar más extenso realizado en Mesoamérica.

García Mollinedo y García Hernández informan que Inomata y su colega Daniela Triadan tienen planes de continuar con las investigaciones de campo el próximo año.

Aún nos falta realizar más excavaciones en varios sitios de la región, incluyendo a Aguada Fénix, por lo que la investigación continuará por varios años“, explican.

Las similitudes entre los patrones arquitectónicos de San Lorenzo y Aguada Fénix: ¿permiten afirmar que la cultura Olmeca determinó el desarrollo de la Maya o estos hallazgos en qué sentido transforman la comprensión que se tiene de los mayas y la relación que establecieron con los olmecas?

No estamos seguros si usar un término como “determinó” es correcto, ya que aunque San Lorenzo es más antiguo que Aguada Fénix y los demás sitios que se abordan en el artículo, podemos decir que los patrones arquitectónicos también tenían características que se desarrollaron en otras regiones, por ejemplo los conjuntos denominados como Grupo E y la construcción de basamentos piramidales provienen posiblemente de la cuenca del Grijalva y la Costa del Pacífico.

Lo que sí podemos decir es la relevancia de San Lorenzo, y por supuesto de los olmecas, que influenciaron a muchos sitios y culturas, no sólo del área del Usumacinta Medio, sino gran parte de Mesoamérica.

El estudio que presentan: ¿permiten recorrer históricamente el apogeo de la civilización maya para hacerlo más temprano? Si es así: ¿qué tanto? ¿Contemporáneo al declive de la sociedad Olmeca?

La civilización maya tuvo varios momentos de apogeo a lo largo de su historia, el más reconocido es el del periodo Clásico (250 – 900 d.C.), pero no debemos olvidar que sitios mayas muy importantes tuvieron su momento de esplendor antes y después de este periodo, como El Mirador, en Guatemala, que es del Preclásico Tardío, o Chichén Itzá que fue un gran centro regional durante el Posclásico.

Los estudios que se presentan permiten hablar de que los constructores de Aguada Fénix y otros conjuntos arquitectónicos similares florecieron en un momento en el cual San Lorenzo perdió su influencia y antes del apogeo de La Venta, esto es entre el 1050 y el 750 a.C.

Por otra parte, si bien la cerámica que se ha recuperado en Aguada Fénix es muy similar a la de las tierras bajas mayas, no podemos estar cien por ciento seguros de que los constructores de Aguada Fénix eran mayas, ya que aún desconocemos muchos elementos.

¿Qué interpretación hacen de la cantidad de centros ceremoniales descubiertos con similares patrones arquitectónicos en un periodo de siete siglos?

Es posible que los centros ceremoniales con patrones arquitectónicos similares estén asociados con algún factor social. Los directores del Proyecto Arqueológico Usumacinta Medio, el Dr. Takeshi Inomata y la Dra. Daniela Triadan proponen que el periodo en el cual se comenzaron a construir los sitios con patrones estandarizados (ca. 1000 a.C.) fue un momento de muchos cambios sociales originados por la adopción de la agricultura como principal medio de subsistencia. Esto se sustenta en que varios de los elementos que componen estos patrones arquitectónicos como los grupos E, las ofrendas de hachas de piedra verde y las fechas calendáricas están asociadas a un modo de vida agrícola.

Descartan Daños Por Tren Maya

En relación a cómo afectan o repercuten en estos estudios las obras del Tren Maya, García Hernández y García Mollinedo responden:
No afectan. Los complejos que se han identificado se encuentran fuera de la zona por donde el Tren Maya pasará, y en caso de alguno quedara dentro, confiamos en que el INAH realizará las labores de salvamento adecuadas, como las han venido realizando desde que la obra está en proceso“.

A %d blogueros les gusta esto: