28 octubre, 2021

Quedan a deber gasto en inversión pública

Se trata un gasto que se compone principalmente de construcción y rehabilitación de obras. Foto: Bloomberg

Foto: Grupo REFORMA

Azucena Vásquez // reforma.com

En 2022, el gasto en inversión en México será de 982 mil 288 millones de pesos y representará el 3.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), con lo que no superará los niveles prepandemia ni el mínimo recomendado por el Banco Mundial.

De acuerdo con el Paquete Económico 2022 presentado por el Jefe del Poder Ejecutivo ante el Congreso, ese monto destinado a la inversión será el equivalente al 13.9 por ciento del gasto público neto total.

Se trata de un gasto que se compone principalmente de construcción y rehabilitación de obras, así como compra de materiales, suministros, bienes inmuebles e inversiones financieras.

La cifra para 2022 se quedará por debajo de los montos otorgados entre 2014 y 2019, cuando este gasto alcanzó el 4.3 por ciento del PIB en promedio, alertó el Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) en su análisis “Implicaciones del Paquete Económico 2022”.

Y aunque el monto es 14.3 por ciento mayor a lo aprobado en 2021, se queda por debajo de los niveles observados entre 2014 y 2017, cuando alcanzó un promedio de mil 304 millones de pesos, y es inferior al 4.5 por ciento del PIB recomendado por el Banco Mundial.

Christopher Cernichiaro, coordinador de finanzas públicas locales del CIEP, mencionó que es de celebrarse que haya un incremento, sin embargo, éste tendría que ser mayor.

El bajo nivel, inferior a la proporción recomendada por el Banco Mundial, puede repercutir negativamente en el crecimiento económico y el desarrollo para los ciudadanos en salud, educación y acceso a agua limpia, entre otras, señala el centro en su análisis.

Además, lo actualmente destinado a inversión está concentrado en el sector energético, lo que implicaría menos recursos para el desarrollo social.

Para energía, el Gobierno federal propone destinar 660 mil 97 millones, 67 por ciento del gasto en inversión.

En contraste, para vivienda y servicios comunitarios lo destinado en el proyecto representará el 20.6 por ciento, mientras que los sectores salud y educación pública apenas recibirán 1.7 por ciento y 1.8 por ciento del gasto federal, respectivamente.

“La inversión que se destinaría a estos sectores sería 15.7 veces menor que lo dirigido a energía”, advierte el CIEP.

En su análisis, el centro explica que la infraestructura puede ser de tipo económico, misma que engloba las obras en los sectores de comunicaciones, energético y transportes y es a la que el Gobierno federal apuesta más recursos, y que incluye lo destinado a sus obras prioritarias, entre ellas el Tren Maya y la refinería Dos Bocas.

A %d blogueros les gusta esto: