19 octubre, 2021

¿Por qué las papas fritas son tan adictivas?

Por qué las papas fritas son tan adictivas Getty Images

Josselin Melara // Cocina Fácil

Cuando vemos a nuestro alcance unas papas fritas no podemos negar que son simplemente irresistibles y casi en automático nos llevamos una o más a la boca.

Y a todos nos ha pasado que, después de probarlas, queremos más y más.

Tal vez pienses que su sabor es lo que más nos cautiva, pero la razón de que las papas fritas sean tan irresistibles va más allá de eso.

Sigue leyendo y descubre por qué son uno de los alimentos más adictivos del mundo.

Un estudio liderado por Tobías Hoch, investigador de la Universidad Erlangen-Nuremberg, señala que la adicción a la comida se le conoce como hiperfagia hedónica, que se describe como la persona que “tiene a comer en exceso por placer y no por hambre”.

Esto ocurre porque ciertos tipos de alimentos (entre los que se encuentran las papas fritas) activan la región del cerebro relacionada con la recompensa y la adicción.

Si esta reacción neurológica se suma a los altos niveles de grasa y carbohidratos, es muy probable que las personas se vuelvan propensas a comerlas de forma compulsiva.

Eso sí, hay personas que presentan mayor predisposición porque son más sensibles al sistema de recompensa que se activa en el cerebro cuando consumen alimentos.

En el estudio mencionado, los expertos analizaron por medio de resonancias magnéticas la activación del cerebro de ratas de laboratorio que fueron alimentadas con papas fritas y las compararon con otras a las que se les suministró alimento sin condimentos.

Los resultados mostraron que la región del cerebro que se relaciona con el sistema de recompensa se activó en mayor grado en las ratas del primer grupo.

En conclusión, la adicción de las papas fritas puede ser parcialmente explicada por su contenido calórico. Por tanto, debe haber un compuesto que las haga tan deseables”.

Son una bomba calórica y además debido a que son altamente adictivas se vuelven el principal alimento causante de un aumento de peso. Getty Images

La clave está en las porciones

Como diría una frase popular, “todo en exceso es malo”, y las papas fritas están en la lista de alimentos que debemos cuidar su consumo.

Y no se trata solamente de cuidarnos de las calorías, grasas y carbohidratos. Las papas fritas contienen almidón que, cuando entra en proceso de cocción, produce una sustancia cancerígena llamada acrilamida.

Además del cáncer, la acrilamida puede dañar el sistema nervioso y reproductivo, según información del sitio Muy Interesante.

Así que te recomendamos cuidar su consumo y apostar más por los alimentos que cuidan de tu salud.

A %d blogueros les gusta esto: