25 julio, 2021

Castigan a 4T en la CDMX

Voto de castigo en CDMX atestó golpe a 4T, pues Morena y PT ganaron 7 de las 16 Alcaldías, y no consiguió absoluta mayoría en Congreso. Foto: Archivo

Alejandro León, Selene Velasco y Amallely Morales // reforma.com

El voto de castigo en la Ciudad de México atestó a la 4T el golpe más fuerte de la jornada electoral y puso a la izquierda en una situación de desventaja que nunca había experimentado.

Con el 99 por ciento de actas computadas, Morena y el Partido del Trabajo se llevaron 7 de las 16 Alcaldías, pero Xochimilco, una de las que ganaron, tiene una diferencia muy cerrada y podría impugnarse.

Mientras que la Alianza gobernará a 4.3 millones de habitantes en demarcaciones que suman 20 mil 500 millones de pesos, el partido en el poder gobernará a 4.8 millones, pero con 19 mil 200 millones de pesos de presupuesto total.

En el Congreso capitalino, el escenario menos desfavorable le daba a Morena 32 escaños y 1 al PVEM, mientras que PAN, PRI y PRD sumarían 32 y Movimiento Ciudadano se quedaría con 1. Es decir, no habría mayoría absoluta para ninguno de los dos bloques.

Sin embargo, la posibilidad de que este último partido y el PES pudieran perder su registro a nivel local, obligaría a reajustar la distribución. Un panorama muy diferente al actual, en el que Morena, sus aliados y quienes no tienen partido alcanzan hasta 46 votos, lo que conforma no sólo la mayoría absoluta, sino la calificada.

Para Sonia Juárez, experta en Derecho y Política Pública de la UNAM, la Jefa de Gobierno, Claudia Sheinbaum, tendrá un cierre de gestión complejo, con más de la mitad de alcaldes de Oposición y con poco margen de maniobra en el Legislativo capitalino.

“Va a tener que aprender a negociar con todos, con la gente que acusaba de corrupción”, aseguró.

Aunque quienes ganaron en estos comicios también tienen un reto enfrente, pues la participación ciudadana (preliminarmente de 52%) fue alta para una intermedia, lo que habla de una sociedad que ya no es pasiva y que se queja, no con violencia, sino a través de boletas.

Para Víctor Manuel Alarcón, del Departamento de Sociología de la UAM, Sheinbaum fue víctima de las decisiones de su propio Gobierno, pero también de las que tomó el Presidente, sobre todo en seguridad y en la forma de enfrentar la pandemia.

“Ver cómo se aceleró el programa de vacunación justo en los días previos a la elección, mucha gente percibió que esto era una manipulación electoral y eso creo que también molestó a mucha gente, es decir, ‘esto se pudo haber hecho antes'”, señaló.

A %d blogueros les gusta esto: