18 septiembre, 2021

La salud visual y el deporte

SoyMaratonista

Cuando pensamos en la práctica de una actividad deportiva, solemos enfocarnos en aspectos como la velocidad, la resistencia o incluso la fuerza. Pero ¿Qué pasa con la visión?

Resulta que existe un vínculo muy importante entre la actividad física y nuestra salud visual. Esta relación es más estrecha de lo que muchos pueden imaginarse. Por un lado, hacer deporte facilita el desarrollo de nuestro máximo potencial visual. Además, nos ayuda a mantener una buena calidad de vida.

Al mismo tiempo, una visión saludable mejora nuestro rendimiento y seguridad durante la práctica deportiva. La visión es el sentido por donde llegan la gran mayoría de los estímulos que se reciben. Durante la práctica deportiva, esto se ve incrementado, pues mientras nos ejercitamos se necesita un mayor número de respuestas de manera rápida y precisas.

Por esa razón, las habilidades visuales son tan importantes como el resto de las que necesita una persona mientras realiza ejercicio. Cuando practicamos un deporte, debemos ser capaces de procesar la información visual muy rápidamente para poder responder a ella. Lo mejor es que, al igual que los músculos, algunas habilidades visuales pueden mejorarse con la práctica.

La visión: Esencial en el deporte

De tal modo que la visión es uno de los componentes cruciales de la práctica de cualquier deporte. La claridad de la vista, las habilidades motrices relacionadas con la visión y la velocidad de procesamiento de la información visual son talentos y habilidades fundamentales que los deportistas deben poseer.

Una buena visión no es sólo una visión clara, ya que los errores de refracción como la miopía, la hipermetropía y el astigmatismo pueden compensarse fácilmente con Gafas Essilor. Se trata de la visión de los colores, la percepción de la profundidad, el seguimiento, la memoria y el tiempo de reacción.

Ahora bien, ocurre que solemos preocuparnos poco por la protección de nuestros ojos mientras nos ejercitamos. Cuando corres, por ejemplo, ¿Llevas algo para protegerte los ojos, como unas gafas o lentillas o una máscara?

Los deportistas se enfrentan a riesgos únicos. En función de sus necesidades específicas como atleta, pueden llevar gafas, utilizar lentes de contacto o incluso someterse a algún tipo de intervención.

No obstante, puede que pienses que no necesitas usar protección, pero las lesiones oculares relacionadas con el deporte son graves y más frecuentes de lo que solemos creer. La buena noticia es que la mayoría de estas pueden prevenirse con la protección adecuada.

¿Sabes qué habilidades visuales usas mientras te ejercitas?

Pero hablemos de alguna de las habilidades visuales que usamos durante el ejercicio y que ayudan a quienes realizan una actividad física regular a mejorar su rendimiento.

La primera de ellas es la captación de los colores. Es mucho más fácil reconocer la diferencia entre un compañero de equipo y un oponente cuando puedes ver los diferentes colores de las camisetas.

Otro aspecto es la percepción de la profundidad. Gracias a la visión, los deportistas pueden ser capaces de juzgar las distancias de los objetos y de otras personas. La agudeza visual dinámica es otra habilidad importante. Se trata de la capacidad de que al ejercitarnos el deportista sea capaz de ver con claridad los objetos que se mueven rápidamente.

Los atletas también deben ser capaces de seguir los objetos que se mueven rápidamente con los ojos en lugar de poner en peligro su equilibrio girando la cabeza o el torso. Otra habilidad muy importante es la coordinación ojo-mano-cuerpo.

Ser capaz de ajustar la posición del cuerpo, las manos y los pies en función de lo que se ve es esencial para tener éxito en el deporte. De igual forma ocurre con la visión periférica. Los deportistas deben ser capaces de reaccionar a lo que ocurre en los bordes de su visión, no sólo a lo que sucede de frente.

Los lentes para correr protegen los ojos del polvo y el viento.

¿Cómo cuidar tu salud visual?

Para cuidar tu salud visual cuando se realiza una actividad deportiva, realiza al menos una vez al año un control oftalmológico si no sufres de alguna condición. Si es necesario, el especialista indicará lentes especiales, diseñados para corregir, proteger y mejorar la visión.

Lo ideal sería que al ejercitarnos llevemos gafas o lentillas de protección. Las gafas o lentes graduados normales, así como las lentillas de contacto y las gafas de sol no protegen a los ojos de posibles lesiones.

Por eso, lo recomendable es usar gafas de protección que pueden ser adaptadas a la prescripción que tenga la persona si tiene alguna condición en la vista. Elige unas gafas específicas para tu deporte y asegurarse de que se ajustan cómodamente a tu cara.

Con ellas no sólo se protegerá de la radiación solar sino también podrá evitarse molestias o daños en los ojos causados por factores como el viento, el polvo y la arena.

Aliméntate bien para ver mejor

La alimentación también es clave a la hora de cuidar de la salud de nuestros ojos. Vitaminas como la A, C y E, así como minerales como el zinc y el selenio, pigmentos como la luteína y la zeaxantina y el Omega 3, son claves para cuidar de la retina y, de este modo, retrasar el envejecimiento de las estructuras oculares.

Por esa razón es recomendable preferir el consumo de verduras, frutas, pescado azul o pescados de río, mariscos y frutos secos.
Recuerda: tu salud visual es un componente importante de tu salud general. No la descuides.

A %d blogueros les gusta esto: