25 septiembre, 2021

Por: José Luis Castillo Báez* // @JLCastillopue

Dice la sabiduría popular que, caballo que alcanza, gana, y en el particular de los candidatos a gobernador del vecino estado de Tlaxcala, las mejores posicionadas son Anabell Avalos Zempoalteca de la coalición PAN-PRI-PRD y Lorena Cuellar Cisneros por la coalición Morena-PT-PVEM dejando muy pero muy atrás a Juan Carlos Sanchez de RSP, Liliana Becerril Rojas del PES, Erendira Jimenez Montiel de MC y Viviana Barbosa Bonola por FXM.

A pesar del derroche de recursos y que llama al voto de una manera francamente desesperada, la candidata Lorena Cuellar se ha visto afectada por el desmoronamiento a nivel nacional de Morena, los números son fríos y no mienten, al empezar su campaña la ex coordinadora de los programas de desarrollo del gobierno federal presumía una aceptación enorme en la intención de voto hacia su proyecto, jamás fue así, como se ha venido dando cuenta en este periódico, las afirmaciones de la candidata eran más bien con la intención de influir en el colectivo de los tlaxcaltecas a quienes por cierto ya represento, como presidenta municipal, diputada local, federal y senadora de la república, sin que haya trascendido políticamente por sus propuestas en favor de los tlaxcaltecas y mucho menos de los mexicanos.

Como le venimos comentando las encuestas que su mismo equipo de campaña ha mandado a realizar indican que Anabell Avalos sube y sube en la intención del voto y que francamente va en caballo de hacienda rumbo al 6 de junio, lo que ha provocado que en más de una ocasión haya habido desencuentros entre Lorena Cuellar y sus asesores y equipo de campaña, la realidad es muy simple mis queridos lectores, Morena está desfondándose, escándalo tras escándalo de sus candidatos que, sin que nadie intente perjudicarlos se ponen el pie ellos solos, ha provocado que cada vez menos votantes consideren a ese instituto político siquiera como opción de cara a las elecciones, ejemplos hay demasiados, Salgado Macedonio, Monreal, Huerta por mencionar algunos, y sobre todo los malísimos resultados en materia de la administración pública federal han hecho que, sin que nadie los ataque, sean el peor ejemplo de hacer política, el peor ejemplo de cómo gobernar y sobre todo el peor ejemplo de seres humanos.

¡He dicho!

*José Luis Castillo Báez es delegado de la Corriente Crítica del PRI en la 4ª Circunscripción y Consejero Político Estatal

A %d blogueros les gusta esto: