5 agosto, 2021

Pega a mexicanos alza de combustibles

Foto: NEGOCIOS /Staff

Diana Gante // reforma.com

Los incrementos en el precio de los combustibles como gas LP y gasolinas ya impactaron el bolsillo de los mexicanos.

Esto los ha llevado a tratar de ajustar sus consumos y ahorrar algunos pesos.

De acuerdo con el Índice Nacional de Precios al Consumidor del Inegi, el gas licuado de petróleo (LP) registró un incremento del 37.04 por ciento en la segunda quincena de marzo respecto a lo registrado en mismo periodo del año anterior.

Mientras que de diciembre de 2020 al cierre de marzo de 2021, el aumento fue del 18.78 por ciento.

Araceli Saldivar, habitante de la Alcaldía Cuajimalpa, señaló que el precio del gas LP sí ha aumentado significativamente, pues el año pasado, por 50 litros pagaba alrededor de 500 pesos y ahora, por la misma cantidad, paga hasta 700 pesos.

“Sí busco ahorrar gas, procuro hacer de comer o calentar la comida cuando ya están todos los integrantes de mi familia, que son cuatro, para no volver a usar la estufa. Durante la pandemia, esta familia ha olvidado lo que es hornear o cocer algún alimento en el horno; todo es sobre la flama de la estufa.

“No creo que el precio del gas baje. No confío en que el Presidente diga que no suben los energéticos, la prueba está que pago más y apenas salgo al mes con lo que cargo”, dijo.

En lo referente a las gasolinas, la de bajo octanaje o regular (Magna), que es la más utilizada en los vehículos, registró un incremento del 20.75 por ciento de marzo pasado contra marzo del 2020 y en lo que va del año, el aumento fue de 12.58 por ciento.
Para la gasolina de alto octanaje o Premium, en marzo de este año contra el mismo mes de 2020, se registró un aumento del 19.78 por ciento, mientras que de diciembre pasado al cierre de marzo el incremento fue de 17.37 por ciento.

Beatriz Marcelino, directora de Grupo Ciita, explicó que uno de los factores que ha impactado en el precio de los combustibles es el costo de transporte a los lugares de consumo, dado se ha optado por utilizar pipas para combatir el robo de los hidrocarburos y esta es la opción más cara si se compara con el uso de ductos.

Los precios de referencia internacional, el combate al huachicol fiscal -que provocó que los combustibles que estaban en Altamira o Juárez no pudieran ingresar generando un desabasto-, así como la eliminación del subsidio al IEPS, terminó encareciéndolos, lo que es absorbido por los usuarios finales, advirtió.

Carlos Rodríguez, taxista, recordó que al inicio del año la gasolina no llegaba a los 20 pesos y después superó los 21 pesos.
Ahora, con la baja de clientes por la pandemia y el aumento en el precio, optimiza el uso de su auto y lo mueve en horas de mayor pasaje.

“Con la pandemia no hay clientes, entonces lo uso lo menos posible, trabajo solo en las horas con mayor afluencia, que es en la mañana; ahorita que estoy parado, gasto 300 pesos y me dura 2 o 3 días, no más. Es una mentira que el Presidente diga que no sube la gasolina, si no subiera, intentaría trabajar más tiempo, pero nomás no sale”, comentó.