20 abril, 2021

El crecimiento del consumo de alcohol en pandemia… “Problema social”

Escribe: Juan Manuel Zavala // @zavalinzky

Las bebidas alcohólicas se consumen a menudo para socializar y algunos las consumen para hacer frente a estados emocionales difíciles. Conforme se fue informando más habitualmente acerca de tasas de ansiedad, temor, depresión, aburrimiento e incertidumbre durante la pandemia de Covid-19, también se informó sobre un aumento concomitante del consumo de alcohol, a pesar del cierre de los establecimientos autorizados. Sin embargo, la repercusión de la pandemia sobre el consumo de alcohol y sus perjuicios conexos sigue sin conocerse.

Según datos de la encuesta “Consumo de alcohol durante la emergencia sanitaria Covid-19”, elaborada por el Instituto para la Atención y Prevención de Adicciones de la Ciudad de México, el 60% de las personas manifestó haber consumido alcohol recientemente, y de ellos, el 35% señaló que su consumo aumentó durante la contingencia sanitaria.

En 2018 se decretó el 15 de noviembre como el Día Nacional contra el uso nocivo de bebidas alcohólicas, en el cual las autoridades advierte sobre las consecuencias negativas de su consumo, así como la relación entre el consumo de alcohol y la depresión, que ha incrementado durante el confinamiento derivado de la pandemia de Covid-19.

Asimismo, el 30% de las personas que padecen algún trastorno depresivo toman en exceso y que en alrededor de 90% de los casos de personas que padecen algún trastorno derivado del consumo de drogas, este problema inició con el consumo de bebidas alcohólicas.

En este sentido, se ha señalado que la depresión afecta a 300 millones de personas en el mundo, es la causa directa de 60 enfermedades y contribuye a 200 condiciones de salud como cáncer, suicidio, violencia y accidentes, entre otros.

“Si todavía cumplen con todas sus obligaciones diarias, se levantan temprano, tienen sus reuniones de Zoom a tiempo, cuidan a sus hijos y no se sienten mal por beber, no es un problema, pero cuando las personas comienzan a tener problemas en otras áreas de su vida, entonces esa sería una señal de que están bebiendo demasiado y que es un problema”.

Hay alertas a tener en cuenta, que incluyen:

Un aumento muy grande en la cantidad de alcohol que se consume.

Amigos y familiares que comienzan a preocuparse.

Cambios en los patrones de sueño: se duerme más o menos de lo habitual.

Cuando beber comienza a interferir con la vida cotidiana.

A %d blogueros les gusta esto: