22 enero, 2021

Regreso a clases: confuso y convulso

Especialistas recomiendan identificar puntos de riesgo en cada escuela.

Iris Velázquez // reforma.com

El titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Esteban Moctezuma, aseguró que el retorno a las clases se realizaría sin imposiciones ni ocurrencias, sin titubeos ni riesgos, pero a un día de que se reactive el ciclo escolar aún no hay una ruta clara.

El 11 de enero, según el calendario escolar, cerca de 25 millones de estudiantes de educación básica reiniciarán clases. Moctezuma ha enfatizado en que el regreso a las aulas no será presencial hasta que las entidades estén en semáforo verde por el Covid-19.

Actualmente, Chiapas y Campeche son las únicas dos entidades que han alcanzado este tono que indica nivel de riesgo bajo, sin embargo, han surgido diversos desacuerdos entre autoridades estatales y líderes sindicales.

El 7 de diciembre, a través de un comunicado, el aún titular de la SEP planteó que los estados en verde retornarán a clases presenciales en enero de 2021. En ese entonces, Veracruz también estaba en ese color, días después retrocedió a amarillo o riesgo medio.

Los de color amarillo, señaló, podrían iniciar este enero con actividades presenciales de asesoría pedagógica y socioemocional a través de Centros Comunitarios de Aprendizaje (CCA). Esto, con el requerimiento de firmar una carta responsiva, en la cual manifiestan su interés de participar “bajo su propia responsabilidad”.

El anuncio provocó diversas inconformidades y dudas de padres de familia, líderes magisteriales y profesores.

Más tarde, el funcionario tuvo que difundir un video en el que aclaró que el regreso será voluntario y una decisión consensuada con autoridades locales. Se indicó que los padres podrán decidir si envían a sus hijos a la escuela, donde, aseguró, deberán seguirse “estrictas medidas sanitarias”.

A partir de esa fecha, el diálogo, se aseguró desde la SEP, ha sido constante entre autoridades federales educativas y de salud, con funcionarios de las dos entidades en semáforo verde.

El 5 de enero de este año, el Presidente Andrés Manuel López Obrador en su conferencia matutina solicitó a las autoridades de Chiapas y Campeche abrir las escuelas para garantizar el derecho a la educación. En esa ocasión señaló que serían los docentes de estas dos entidades los primeros en recibir la vacuna contra Covid-19.

El Secretario de Educación de Campeche, Ricardo Koh Cambranis, ha insistido a medios locales que no considera que existan condiciones para el retorno presencial a las aulas en enero, debido a las celebraciones recientes. Ha reiterado que el diálogo con padres de familia, profesores y representantes ha sido constante, y actualmente se considera riesgoso el regreso por la persistencia de casos positivos.

En tanto, autoridades de Chiapas no han emitido una fecha para el regreso de forma física a las escuelas. La decisión será consensuada con padres de familia.

Ahí, el secretario de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), Pedro Gómez Bámaca, ha dado un “no” tajante a la petición del Presidente, al aseverar que no existen condiciones para ello, pues, dijo, es una entidad en la que escuelas se encuentran con diversas carencias, incluso en servicios básicos como agua. Señaló que el riesgo es latente por salones son pequeños y porque nadie les ha garantizado los insumos de protección.

Más que expresar, preguntar ¿quién le miente al Presidente de la realidad que se vive en nuestros pueblos, en nuestras escuelas de los distintos niveles? Ante la falta de infraestructura sobre todo sanitaria“, cuestionó.

¿En qué comunidad o escuela se cuenta con el servicio de agua potable como un primer elemento necesario para garantizar salubridad?, ¿a qué escuela se le ha dotado de los materiales o insumos necesarios como cubrebocas, termómetros digitales, gel antibacterial y demás materiales que se pudiera ocupar para tener una buena sanidad?“.

En la entidad, según los registros de la Coordinadora, han fallecido a causa del coronavirus 97 profesores activos, tan sólo en las regiones sindicales de Tuxtla Gutiérrez y Tapachula. También han muerto, informó, 60 trabajadores jubilados.

¡Exigen ruta clara!

Especialistas en educación enlistan diversos retos en este eventual regreso en la llamada “nueva normalidad”.

David Calderón, presidente ejecutivo de la organización Mexicanos Primero, resaltó que el primero y más importante es un análisis ajustado a cada territorio en términos de proximidad. Recomendó que sean semáforos municipales los que determinen las medidas a seguir, según las características del territorio y sus necesidades.

El detalle de donde están los centros escolares es algo no hecho en la SEP y que ahí tiene su principal reto, si no quiere seguir propiciando que se pierdan oportunidades“, expone.

En ambos casos (Campeche y Chiapas), sí, el semáforo sanitario dice eso (verde), pero las condiciones de las escuelas no dan para que abramos o no tan pronto“, agrega.

Previo a la apertura, resalta, es necesario que autoridades educativas emprendan un trabajo logístico para identificar puntos de riesgo en cada escuela.

Cualquier otra cosa es una fantasía, cualquier cosa es mediocre, es deshonesto, porque en ningún lado funciona hacer aperturas generalizadas“, considera, al advertir rebrotes si no existe una acertada planeación.

Las escuelas no tienen agua, entonces, es por supuesto una tontería identificar inmediatamente el semáforo con posibilidades para los niños, porque para los niños la cosa cambia. Sí, qué bueno que hay verde en Chiapas, pero en la escuela que se pretende abrir hay 500 alumnos inscritos y no hay agua corriente, o hay una hora cada dos días y eso, por supuesto, haría de la escuela un foco de contagio que cambiaría el semáforo“, ejemplifica.

Marco Fernández, investigador de México Evalúa y el Tec de Monterrey, indica que otro de los principales obstáculos a sortear son los recortes presupuestales.

En primer lugar es que tienen menos recursos para poder hacer políticas públicas que contengan esos efectos negativos. Los recortes que recibieron el año pasado y del presupuesto educativo para este año son muy preocupantes, en el momento en que más oxígeno necesita el sistema educativo de cara a la emergencia de la pandemia“, alerta.

Además, reprocha que, en vísperas de reactivar el ciclo escolar, no haya datos, ni de forma preliminar, del rezago escolar al que se van a enfrentar los maestros este 2021 y las características de los estudiantes, si son mujeres y hombres, de qué edades, ubicación, carencias. La importancia de éstos, dice, radica en que orientarán las políticas diferenciadas para evitar el abandono escolar.

Otra vez no tenemos información completa al respecto y mucho menos una propuesta por parte de la autoridad de qué vamos a hacer“, lamenta.

¿Qué ha pensado la autoridad de cómo va a defender ese problema? Silencio, tampoco sabemos. Estamos en muchos aspectos navegando a ciegas respecto a la tragedia del tema educativo porque como no dan cifras ni para ver las afectaciones del aprendizaje, no tenemos ni siquiera cifras preliminares del abandono escolar, no reconocen o no dice nada la autoridad en sus discursos de triunfalismo“, añade.

En tanto, Pedro Flores Crespo, especialista de la Universidad Autónoma de Querétaro, también exige que sean consideradas las características particulares de cada comunidad escolar. Resalta que es necesario formar mancuerna con diversos sectores de la población mediante una “verdadera cruzada por la equidad” que sume esfuerzos y coadyuve en la tarea de educar, sin riesgos.

Recuerda que, según datos de la Comisión Nacional para la Mejora Continua de la Educación (Mejoredu), tres de cada 10 escuelas no tienen agua potable ni servicios de lavado de manos, por lo que, considera, hay diversos problemas que atacar.

Asimismo, solicita hacer a un lado la demagogia y los intereses políticos para garantizar el derecho a la educación de la población.

Que el modelo de Gobierno y de toma de decisiones sea centrado realmente en la gente y no es lo que dice el Presidente. Creo que es importante que la SEP le haga caso a la gente y no necesariamente todas las veces al Presidente, porque podría quedar mal con todos, quizá con el Presidente quede bien, pero con la sociedad va a quedar mal.

Si le siguen haciendo caso al Presidente con una lealtad ciega, pues hay muchas probabilidades de equivocarse“, opina.

También pide que se realice un plan de compensación de déficit de aprendizaje para obtener mejoras y paliar rezagos causados por la contingencia sanitaria.

A %d blogueros les gusta esto: