27 enero, 2021

Pandemia + crisis económica en México = incremento en suicidios

Por: Juan Manuel Zavala Solana // @zavalinzky

No llegar a final de mes, pasar meses, incluso años, sin trabajo ni ingresos, la incertidumbre por el futuro, por la familia, la crisis económica nos ha dejado un mundo lleno de sombras que está haciendo que cada vez sean más las personas con problemas de ansiedad y depresión.El efecto de las grandes recesiones sobre el número de suicidios se viene estudiando desde hace años. La última investigación en este sentido es la que publica la revista “British Journal of Psychiatry” en la que se cuantifica la cifra de personas en Norteamérica y Europa que entre 2008 y 2010 se han quitado la vida como consecuencia de los recortes más de 10.000.

Las grandes crisis económicas pueden empeorar la salud mental y, potencialmente, conducir al suicidio principalmente a través de tres vías. Primero, la pérdida de trabajo es un factor de riesgo independiente para el aumento de depresiones y suicidios, que son unas 2,5 veces más frecuentes entre personas en paro.

El endeudamiento, como consecuencia del desempleo, es otro factor de riesgo independiente Y, en tercer lugar, deuda y desempleo dan lugar a la ejecución de hipotecas y desahucios que están a su vez asociados con depresión y trastornos de ansiedad.

Forbes México publicó que: “El encierro, el estrés, la falta de trabajo y la crisis económica que ha generado la pandemia son algunas de las principales razones entre la población más joven”.

Esta condición podría incrementar hasta en 20% los suicidios en México y la población más vulnerable es la más joven, “Nuestra expectativa es que en este tiempo haya un incremento del 20% en el número de suicidios en el país”, dijo este miércoles a EFE Edilberto Peña, neuropsiquiatra y maestro en Ciencias Médicas.

Para el Día Mundial para la Prevención del Suicidio, que se celebra el 10 de septiembre del año pasado, el experto aseveró que, desafortunadamente, no se han logrado reducir las tasas de suicidio. “Al contrario, en la última década hemos tenido un incremento”, manifestó.

Explicó que en este lapso, se ha pasado de una tasa de 3 a 5.2 suicidios por cada 100,000 habitantes y son los veinteañeros los que más toman la decisión de ponerle fin a su vida.

El contexto económico neoliberal en que se desenvuelve la sociedad mexicana es fundamental, ya que debiera ser el mecanismo por el que la población en su totalidad dispusiera de recursos suficientes para lograr una adecuada calidad de vida, es decir, asumir a los empleos y el salario en razón de su dignificación y suficiencia como determinantes en la satisfacción de necesidades.

De acuerdo con lo antes mencionado, el suicidio es un indicador que permite reconocer el estado de bienestar de un individuo en sociedad utilizando la muerte para reflejarlo. No obstante, por su carácter estigmatizante en nuestro país, es probable que los datos presentados aquí no constituyan la totalidad, aunque se incrementan en forma constante

Las crisis económicas que han generado considerables tasas de suicidio, como la del crac económico en Estados Unidos en 1929.

Probables causas del aumento en la tasa de suicidios

En términos generales, hay situaciones y estados anímicos que pueden motivar a una persona a quitarse la vida. Al respecto, sin duda, un periodo de grandes cambios como los que ha vivido México en las últimas décadas, son propicios para cambiar los fundamentos emocionales de cualquier persona.

Y si la capacidad de adaptación no es suficientemente rápida o no hay posibilidades de adaptarse a ciertas situaciones límite, es comprensible que un cierto número de individuos opten por el suicidio.

Entre los cambios que se han producido en México desde los años 1950 hasta la fecha y que pueden ser detonadores del aumento del número de suicidios, sin ser una lista exhaustiva, se pueden mencionar los siguientes:

*Transformación del país de mayoritariamente rural a mayoritariamente urbano.

*Aumento de la esperanza de vida y, por tanto, incremento en el número de ancianos.

*Disminución de la fecundidad y del tamaño de las familias sobre todo a nivel urbano.

*Envejecimiento demográfico y aumento de la gente que vive sola sobre todo a nivel urbano.

*Aumento de la migración.

*Aumento del divorcio.

*Aumento de la edad a la primera unión.

*Aumento de la participación económica y política y del nivel de escolaridad de la población en general y de las mujeres en particular.

*Al mismo tiempo, acceso restringido a la educación (que además no es de calidad) y a la participación económica por parte de la población.

*Disminución del ingreso real y aumento de la desigualdad.

*Constantes crisis económicas y bajas tasas de crecimiento per cápita.

*Disminución de algunos tipos de muertes violentas (accidentes y homicidios, estos últimos hasta 2006) lo que no necesariamente significa que haya habido una disminución de la violencia y la criminalidad a las que está expuesta la población.

Todos los aspectos anteriores (y, seguramente, muchos más) implican la pérdida o disminución de las redes familiares que, muchas veces, sirven de sustento emocional ante situaciones de pérdida, soledad, tristeza y crisis económica.

Además, el creciente deterioro económico y social del país y los más de 30 años sin un crecimiento económico adecuado para el tamaño y la dinámica demográfica de México, han provocado que, al lado de avances innegables en muchos campos (como el aumento de la esperanza de vida y la disminución de la mortalidad infantil, el aumento de la escolaridad promedio, la mayor participación económica femenina, etc.) también se enfrenten falta de empleos adecuadamente remunerados, falta de seguridad social y, como se mencionó más arriba, accesos restringidos a una educación y a un trabajo de calidad.

Asimismo, ya no basta con tener niveles de escolaridad elevados para tener un trabajo y la emigración hacia el exterior en busca de las oportunidades que en México no se pueden lograr, ha sido la única salida posible para muchos cientos de miles de personas cada año, lo que produce fragmentación familiar en un número creciente de hogares (Pacheco y Flores, 2005). Este conjunto de factores sin duda detonan las condiciones de situaciones mentales de depresión, soledad y desesperanza que anteceden la grave decisión de quitarse la vida.

En concreto, la crisis económica en México sumada a la Pandemia, cierre de negocios y pérdida de empleos causarán en próximas fechas un incremento importante de suicidios, ya que la gente no ve otra salida al sentirse presionados económicamente.

A %d blogueros les gusta esto: