21 enero, 2021

Dave Prowse, Que la Fuerza te Acompañe

En los últimos días del mes de noviembre de este interminable año, muere por complicaciones relacionadas con el Covid-19 Dave Prowse, actor británico que en 1977 interpretara el emblemático papel cinematográfico de Darth Vader, el villano más memorable del cine de finales de siglo pasado, cuyo legado permanece hasta nuestros días.

Cientos de momentos en series y otras películas han reflejado su icónica escena donde Vader le revela a Luke Skywalker que él, es el padre que Luke tanto ha añorado conocer.

En esta temporada de finales inesperados, no sabemos cuándo otro de nuestros ídolos de la infancia se hará uno con la Fuerza. Los vimos en una época en que, el impresionar a los niños era crear en ellos un momento de admiración y sorpresa.

Para bien los villanos eran bastante temibles y los buenos puramente nobles, había valores incluso entre los mafiosos, los borrachitos de la calle y los jefes militares… Cinematográficamente hablando.

Y es que el cine era nuestra cartilla moral, presentando claramente papeles de villanos con muy marcados elementos que los hacían reconocibles al entrar en escena. Muchos hablan de que la voz de Darth Vader era atemorizante, su rostro debajo de la máscara denostaba la esencia de lo que la maldad le hace a una persona que la abraza por décadas, pero lo cierto, es que Dave Prowse, desde el primer momento que lo vemos entrar en escena, vestido de negro, con el rostro de una extraña calavera y un aire de grandeza, nos inspiró temor; nos demostró que era malvado por su forma de caminar y de comportarse, sin decir una sola palabra o ver su verdadero rostro, infundía el miedo que un gran villano de la época debía hacer sentir al público. No había una expresión facial, su presencia y gran altura intimidaban al momento, y bueno, si encendía su sable rojo pues ya te caías del miedo.

El cine ha cambiado, así como la gente ha cambiado, ahora los villanos son encantadores al principio, los buenos tiene rostros de ser malos o muy descuidados y bastante patanes, antihéroes creo yo.

Las historias actuales en el cine, parecen enfocadas a mostrar que los villanos de nuestras épocas pasadas en realidad son buenos, pero fueron víctimas de las circunstancias. No digo que no pueda pasar, pero en general un villano era la representación de lo que no debíamos hacer y de lo que no podemos permitir en nuestra sociedad.

Pocas son ahora las historias que son claras para nuestros niños en su época de impresionarse, no saben si el bueno es bueno en verdad, o si el villano sólo es incomprendido, crecen con sentimientos de incertidumbre, en una sociedad que tiene cada día más miedo de no parecer injusta, racista, clasista, sexista, homofóbica y demás términos que solo reflejan el ser cobarde.

Cobarde de mostrar lo que realmente piensan. No es lo mismo tener miedo que ser cobarde.

El miedo nos permite sobrevivir, nuestros héroes por muchos años representaron los ideales que debemos preservar, ellos sentían miedo pero no eran cobardes, eran vulnerables pero tenían ideales de vida, sentimientos claros y nobles.

Representados en el cine por tipos muy agradables y vestían de una forma que si no era siempre elegante y reluciente al menos demostraba humildad y buenos sentimientos.

El cine es ficción, lo que vemos son historias que alguien imaginó, pero tratemos de ver buen cine, el cine que nos inspire siempre a ser mejores, con ideales tan inalcanzables, que aun a nuestros 85 años sigamos esforzándonos por lograrlos.

Hasta pronoto Dave Prowse, ¡Que la Fuerza te acompañe!

A %d blogueros les gusta esto: