26 febrero, 2021

¿Qué esperamos? es increíble cómo es que hay tantas personas que respaldan a un presidente inepto que corrompe todos los sistemas a su antojo, que permite la impunidad con bandera de “soy un pendejo corrupto”. Delibera a su antojo y hace como que escucha, trata de engañar al que lucha por sus ideales, hace como que realmente le importa la sociedad mexicana, aunque la realidad solo sea que nos utiliza para tapar toda la porquería que hace por atrás.

El silencio otorga, ¿Cuántas veces hemos visto como le da largas a las preguntas incomodas? Que, a pesar de colocar en su espectáculo mañanero a reporteros de su conveniencia, no falta aquel que se rebela o logran pasar el filtro de sus gorilas para tratar de encontrar respuesta certera a todo lo que no lo tiene. No puede seguir llevando al país un tipo que peca de imbécil, que va en contra de sus propias ideologías, que quiere convertir este hermoso país en un agujero como Venezuela.

Me cuesta trabajo entender que, si somos más de 127 millones de mexicanos, no podamos quitar de la silla presidencial a alguien que “supuestamente” pusimos nosotros. Como colocamos podemos quitar, no hay porque tolerar decisiones que nosotros no hemos tomado, ni darnos a conocer a nivel mundial con una imagen que va fuera de lugar del pensamiento colectivo de muchos mexicanos donde frases absurdas vayan de la mano con la palabra México.

Considero que, en lugar de otorgar un gasto de millones de pesos en una consulta ciudadana para enjuiciar a expresidentes, cuando todo sabemos que solo es puro espectáculo para tratar de justificar sus propias maniobras corruptas, simplemente una cortina de humo más que terminaremos pagar todos los mexicanos. Porque si es el caso es meter a la cárcel a presidentes que han hecho mal su trabajo y que se han dejado corromper por el poder y el dinero, tendríamos que comenzar con el periodo presidencial actual.

¿Por qué no enfocar todos esos recursos en otros temas que son más relevantes en nuestro país? Por ejemplo, mantener los hospitales con los recursos básicos para su buen funcionamiento, tener los medicamentos que necesitan los enfermos, no importa de qué edad ni de que enfermedad.

Darle prioridad a la educación que pareciera que solo se enfoca en echar a perder a toda la sociedad, colocando un “curso en televisión” que, si bien no les llega a todos, definitivamente tampoco sirve de mucho.

Enfocar los recursos en darle prioridad a la cultura en lugar de arrebatarla, apoyar a todos los proyectos estudiantiles que tienen verdadero futuro, en lugar de verse obligados a venderlos al extranjero porque no reciben apoyo en su propio país.

Está en nuestras manos poner un límite, no decir nada y no hacer nada tampoco funciona ni como tapadera ni como apoyo. No permitamos que nuestro país siga aguantando tanto interés de tan poca gente, que ni siquiera termina viviendo en este hermoso país.

La gente se enfoca tanto en la imagen, en tratar de verse mejor que el otro, en ver quien tiene que el vecino y nadie se ha puesto pensar en qué imagen reflejamos como nación, como nos hace quedar un tipillo vacío, que solo replicar frases viejas como el para ganarse un público que no pide nada, porque sabe que no puede salir nada bueno de él.

Reflexiona y piensa que será de ti en unos años con un gobierno como este.

A %d blogueros les gusta esto: