6 marzo, 2021

Acusan de robo a activista ligada a toma de casetas

Kenia Hernández, activista que ha encabezado la toma de casetas, fue detenida acusada de robo, delito que según su abogado fue fabricado.

César Martínez // reforma.com

Kenia Hernández, líder del Colectivo Libertario Zapata Vive que ha tomado casetas de Puebla, Estado de México, Guerrero y Ciudad de México, fue detenida acusada de robo con violencia.

La parte acusadora en la causa penal 630/2020, iniciada en la Fiscalía del Edomex, es la empresa Autovías Concesionadas Mexiquenses, sin embargo, el robo habría ocurrido contra dos trabajadores y no directamente a la compañía.

El abogado José Antonio Lara, director del Centro de Derechos Humanos Zeferino Ladrillero y representante legal de Kenia Hernández, aseguró que se trata de una detención ilegal, por lo que consideró que su defendida es una presa política.

Lara reivindicó a Kenia Hernández como una defensora de derechos humanos, feminista e indígena, que por su lucha es incómoda para diferentes gobiernos.

Le pretenden inculpar por la liberación de las plumas del peaje, pero eso en estricto derecho no es una conducta ilícita, porque Kenia, cuando hace ese acto de protesta, es un ejercicio que reivindica el libre tránsito en el País, lo cual está debidamente constitucionalizado“, argumentó el abogado.

Y como los concesionarios consideran que eso les representa pérdidas, le tienen que fabricar el delito de robo, las autoridades mexiquenses repiten esta desafortunada práctica de crear delitos“.

Lara afirmó que no se oponen a que las autoridades realicen investigaciones profesionales y objetivas por cualquier delito cometido, pero reprochó que se pretenda “traspapelar” la protesta pública con hechos delictivos.

Considero que pretenden enfocar en Kenia una suerte de castigo ejemplar para inhibir un acto de protesta que en los últimos meses ha incomodado mucho a los concesionarios carreteros de este País“, añadió.

La detención de Kenia Hernández, de 30 años, ocurrió hacia las 20:30 horas del domingo en la caseta de Amozoc, en Puebla.

Ella estaba a bordo de una camioneta tipo Van, con otras nueve personas, cuando se desplegó un operativo con al menos 10 patrullas rotuladas como Policía Federal.

Aunque los agentes dijeron ser elementos de la Guardia Nacional, los uniformes no referían ni sus nombres ni la corporación a la que pertenecían.

Al final, quien bajó de los cabellos a Kenia fue una persona vestida de civil, quien antes había pedido a dos agentes que detuvieran a las mujeres, pero éstas se habían negado.

Cuando se llevaron a Kenia no fue mostrada una orden de aprehensión, la cual le fue presentada hasta dos horas después, ya en territorio del Estado de México.

Después de la 1:00 de la madrugada del lunes, Kenia Hernández llegó a la Fiscalía de Zinacantepec, y fue presentada en el penal de Almoloya de Juárez, donde permanece actualmente, hacia las 2:00 horas.

José Antonio Lara resaltó la irregularidad de que la detención se dio en Puebla por un delito del fuero común del Estado de México.

La primera audiencia de control de detención y formulación de imputación se canceló hoy debido a que Kenia Hernández se reivindicó como indígena, por lo que debía haber un traductor en la sala de juicios.

A %d blogueros les gusta esto: