25 noviembre, 2020

Rezagada la mejoría laboral de las mujeres: INEGI

Fuente: Elaboradas con datos del Inegi / Gráfico: Abraham Cruz

Paulo Cantillo // Excélsior

De las siete millones 139 mil 463 personas que lograron incorporarse a un empleo entre mayo y agosto de este año respecto a abril pasado, es decir, el primer mes de la pandemia, sólo un millón 868 mil 621 fueron mujeres, lo que significa que para ellas fue el 26.2% de las plazas que se han logrado reactivar durante la nueva normalidad, revelan cifras de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi.

Esto significa que poco más de siete de cada 10 empleos reactivados durante la nueva normalidad fueron para los hombres.

La cifra contrasta con lo ocurrido durante abril, cuando la pérdida de empleos “fue más pareja”, ya que, de las 12 millones 460 mil 841 plazas laborales que se destruyeron respecto a marzo, 43.4% fueron de mujeres y 56.6% fueron de hombres.

Las cifras del Inegi dan cuenta que, por género, de los 5.41 millones de empleos femeninos que se perdieron en abril, sólo se han reactivado 1.87 millones, lo que significa una tasa de recuperación de plazas laborales de 34.5 por ciento.

En cambio, para los hombres, de los 7.05 millones de empleos perdidos en el primer mes de la contingencia sanitaria, se han logrado recuperar 5.27 millones, lo que significa una tasa de recuperación del 74.8 por ciento.

Fuente: Elaboradas con datos del Inegi / Gráfico: Abraham Cruz

CALIDAD

En calidad del empleo las mujeres también registran una clara desventaja, según los datos del Inegi a agosto de este año.

Los 1.87 millones de empleos femeninos recuperados entre abril y agosto se conformaron por una creación 2.25 millones de plazas informales y una destrucción de 379 mil plazas formales.

En contraste, los 5.27 millones de empleos masculinos reactivados en el lapso de referencia se integran por la creación de 4.90 millones de empleos informales y 372 mil plazas formales.

Con esto, en las mujeres no sólo la totalidad de los empleos reactivados han sido en la informalidad, es decir, ante unidades económicas no registradas y/o ante empresas formales, pero sin acceso a la seguridad social ni prestacionales de ley, sino que también ha habido destrucción de empleo formal.

En cambio, en los hombres, si bien la gran mayoría de empleos recuperados también ha sido en la informalidad, cuando menos un 7% del total fue formal.

TASAS

La recuperación desigual del mercado laboral por género se ve también reflejada en las tasas de desocupación y de necesidades de empleo, conocida esta última como brecha laboral.

La desocupación ampliada, que suma a quienes buscan activamente un empleo (desempleados abiertos) y a quienes no lo buscan, pero que están disponibles para trabajar si se les ofrece uno (inactivos disponibles), en las mujeres se ubicó 7.5 millones de personas, es decir, 28.5% de la fuerza laboral en agosto. En marzo, eran 4.6 millones de mujeres desocupadas o 17.3% de la fuerza laboral femenina.

Para los hombres, la desocupación ampliada pasó de 8.0 a 16.0% de su fuerza laboral, es decir, de 2.9 a 6.0 millones de personas.

En la brecha laboral, que suma a la desocupación ampliada a quienes tienen un empleo, pero reportan tener necesidad de trabajar más (subocupados), pasó de 23.8 a 41.2% de la fuerza laboral en las mujeres entre marzo y agosto.

En los hombres, la brecha laboral se movió de 16.1 a 29.9% de la fuerza laboral en el periodo de referencia.

A %d blogueros les gusta esto: