23 octubre, 2020

Los míticos tecolotes, búhos y lechuzas

Patricia Santos // Radio Fórmula QR

No son aves de mal agüero, ni de mala suerte, no anuncian la muerte; ni son espíritus, brujas, o nahuales, no practican magia negra y tampoco hipnotizan. Estas creencias sin fundamento han llevado a que búhos y lechuzas, sean temidos, odiados, acosados, perseguidos o incluso matados, por lo que sus su poblaciones naturales han sido disminuidas, con el consecuente desequilibrio poblacional de sus presas, principalmente roedores de campo, que pueden afectar cultivos y transmitir enfermedades.

Estas aves pertenecen al orden de los Estrigiformes. Caracterizados por una cabeza grande, con ojos muy desarrollados, en posición frontal y rodeados de un disco de plumas más o menos evidente, cara achatada, cuerpo corto, pico ganchudo, garras afiladas y de volar silencioso.

Carecen de movilidad ocular, sólo pueden ver hacia el frente; por lo que las 12 vértebras de su cuello permiten girar su cabeza hasta 270°, sin morir. Una característica notable y atractiva que les permite ver para atrás, sin mover el resto del cuerpo.

La principal diferencia entre búho y lechuza, es que el búho tiene algunas plumas alzadas simulando orejas y cabeza redonda, las lechuzas en cambio no tienen esas plumas y generalmente la cabeza tiene forma de corazón. Por otro lado “tecolote”, que viene del náhuatl tecolotl, es el nombre común en México, y algunos países de Centroamérica y se aplica indistintamente a búhos o lechuzas.

Atenea y su búho

Si vamos a creer en algún mito, mejor que sea como en la mitología Griega, en donde la diosa Atenea, maestra de la guerra táctica y la sabiduría, se acompañaba de una lechuza por ser considerada aves inteligente, sabia y justa. Cuidemos de ellas.

 

A %d blogueros les gusta esto: