25 septiembre, 2020

Automedicación contra Covid-19 causa daños al organismo: Especialista BUAP

*Los tratamientos deben estar avalados por un médico, consejos de redes sociales deben ser evitados

Es indispensable evitar la automedicación, pues no existe un tratamiento específico que haya demostrado ser eficaz contra el virus SARS-CoV-2 causante de COVID-19, ya que pueden generarse reacciones adversas que ocasionarían desde diversos síntomas ligeros como náuseas, vómito y diarrea, hasta trastornos hematológicos, cardiovasculares o renales, declaró José Morán Domínguez, maestro en Ciencias y Coordinador del Centro de Información de Medicamentos (CIM) de la Facultad de Ciencias Químicas de la BUAP.

Morán Domínguez comentó que la pandemia generada por COVID-19 ha ocasionado muchos cambios en el comportamiento humano, y uno de ellos es el miedo a enfermar o contagiar a sus seres queridos, lo que predispone a buscar medidas de prevención adicional o tratamientos que pueden ser los equivocados.

“Automedicarse puede ser perjudicial porque algunos medicamentos interfieren o complican la situación clínica de los enfermos. Por ejemplo, se ha mencionado que la dexametasona puede tener beneficio en algunos pacientes, pero siempre y cuando se utilice en los hospitalizados y debidamente controlados. La dexametasona es un medicamento de tipo esteroideo que se ha asociado con el incremento de la glucosa en sangre, lo cual es un peligro adicional para los pacientes diabéticos”, enfatizó.

Cuidado con los mitos de las redes sociales

De igual manera, agregó, medicamentos como la hidroxicloroquina, ivermectina y azitromicina no han demostrado reducir la gravedad de los síntomas en pacientes ambulatorios con COVID-19, pero sí aumentan la posibilidad de reacciones adversas, principalmente de tipo cardiaco.

“Últimamente se ha propagado información referente a la utilización de remedios como dióxido de cloro, clorito de sodio, hipoclorito de sodio o derivados, los cuales, si se ingieren, pueden ocasionar irritación de boca, esófago y estómago, provocando náusea, vómito y diarrea, además de trastornos hematológicos, cardiovasculares y renales”, añadió.

El académico aseguró que los casos mencionados sirven de ejemplo para reafirmar que todo tratamiento debe estar prescrito por un médico, por lo que se debe evitar la automedicación, muchas veces generada por indicación de familiares o conocidos, además de los consejos a través de redes sociales.

Prevención, la mejor herramienta

Lo más recomendable, indicó, es continuar con las medidas preventivas de higiene: lavarse las manos varias veces al día, según sea necesario, usar gel antibacterial, toser y estornudar en el lado interior del codo, no tocarse la cara, usar cubrebocas y conservar una distancia adecuada. En caso de sospecha de COVID-19 acudir inmediatamente al médico y procurar el autoaislamiento para evitar la propagación de la enfermedad.

“No hay que generar compras de pánico de medicamentos que pueden ser necesarios para el tratamiento de otro tipo de enfermedad, porque podemos ocasionar un desabasto que perjudicará a los pacientes que los necesiten”, concluyó.

El Centro de Información de Medicamentos (CIM) y el Centro Institucional de Farmacovigilancia (CIFV), de la Facultad de Ciencias Químicas de la BUAP, ubicados en el área de la Salud, son organismos que buscan garantizar el uso seguro de los medicamentos y apoyar a la Organización Mundial de la Salud, fomentando el conocimiento de las reacciones adversas medicamentosas. Ambos centros brindan información sobre cualquier tema de medicamentos, sin costo alguno, a estudiantes, investigadores, profesionales de la salud, derechohabientes y público en general.

A %d blogueros les gusta esto: