13 agosto, 2020

La Justicia ciega, sorda y maniatada

Emilio Lozoya, ex director de Pemex. Foto: Archivo

Por: José Luis Castillo Báez* // @JLCastillopue

En días pasados llego EMILIO LOZOYA AUSTIN a México extraditado de España y en medio de un CIRCO MEDIÁTICO que pocas veces se ha visto, tal vez solo comparable con el tristemente célebre caso de FLORENCE CASSEZ, la ciudadana francesa acusada de secuestro y que, al final tuvieron que liberar precisamente por el circo que monto el entonces Secretario de Seguridad Publica GENARO GARCÍA LUNA, pero volvamos al caso que nos ocupa, la trama de ODEBRECHT que llevo a la cárcel a funcionarios de alto nivel en decenas de países y que en MÉXICO hasta el momento no se había hecho absolutamente nada.

Como primer punto la defensa de Lozoya consiguió un amparo por la prescripción del delito relativo al caso ODEBRECHT específicamente, ¿qué significa eso? Bueno pues que no hay manera de juzgarlo por ese delito, hasta donde la FGR dejo ver la detención fue por la compra de la planta de AGRONITROGENADOS por un sobrecosto de varios cientos de millones de pesos porque, además, la planta ya era considerada chatarra, hasta ahí, estoy totalmente de acuerdo, todo aquel funcionario público que haya cometido un delito debería ser procesado y castigado con todo el rigor de la ley.

Sin embargo, lo que estamos viendo NO ES IMPARTICIÓN DE JUSTICIA estamos siendo testigos de un montaje ridículo en donde incluso el Presidente de la República está violando el debido proceso al dedicarle interminables comentarios desde el púlpito del palacio nacional, porque, al menos en teoría la FISCALÍA GENERAL DE LA REPUBLICA es autónoma y se debe respetar la secrecía de las averiguaciones, peor aún, la misma fiscalía “enferma de anemia” con evolución de 5 días al señor y lo mandan al ÁNGELES DEL PEDREGAL, uno de los hospitales más caros y exclusivos de este país, ¿ridículo no?

Lo vinculan a proceso, pero lo mandan a su casa, bueno le van a quitar su pasaporte y le prohíben dejar la CDMX y por supuesto el país, (nada más falto acusarlo con su abuelita) tomando en cuenta el tamaño de daño patrimonial que ocasiono al estado mexicano, es simplemente absurdo que este gobierno, permita y solape a quien lo hizo, de hecho, ¿por qué no se mide con la misma vara que a ROSARIO ROBLES BERLANGA? El señor debe si o si estar en la cárcel y debe si o si pagar por sus delitos, los que caigan después ya serán ganancia, pero debe pagar, ahora resulta que es “testigo colaborador”, vaya disparate.

Esto no es más que un distractor de la pésima administración de la economía, de la pandemia, de la seguridad de todo en lo que se están rompiendo todos los récords desde que hay registro, con ANDRÉS MANUEL hay más muertos que incluso con Calderón, hay más corrupción que con EPN, mas incompetencia que con Fox, y no lo digo yo.

Son los indicadores del propio gobierno federal una caída de 18.9% de la economía, la PEOR EN LA HISTORIA DE MÉXICO que ya es mucho decir, la indolencia para los problemas sociales, los enfermos de cáncer, los feminicidios, los desaparecidos y ahora hasta los damnificados, pero nada importa más que rifar un estúpido avión que no cuesta ni la décima parte de lo que ha perdido PEMEX en este año, que no representa más que su profundo rencor a quienes sí pudieron ser JEFES DE ESTADO a quienes demostraron capacidad aun y cuando se decía eran los más corruptos, los saqueadores… estamos, lamentablemente en las manos de un psicópata que no sabe cómo gobernar y lo peor, no quiere hacerlo…

¡He dicho!

 

*José Luis Castillo Báez es líder de la Corriente Crítica (CC) del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Puebla

A %d blogueros les gusta esto: