13 agosto, 2020

Cinco plantas acuáticas para tu casa

Recuerda que no todas las plantas se pueden poner en agua. Estas cinco son aptas para esta modalidad, se adaptan bien en interiores y son perennes, es decir que suelen vivir más de 3 años.

Teléfono

1. Teléfono

Su género es Epipremnum. Es una planta de origen tropical, nativa del sudeste de Asia. Es muy resistente y se desarrolla con facilidad, en casi cualquier sitio que se ubique. Puede encontrarse en una gran variedad de tonalidades: verde claro, verde oscuro o con manchas blancas y amarillas.

No debe de estar expuesta a mucha luz, ya que puede quemarse; con estar junto a una ventana es suficiente.

Palma camedor

2. Palma camedor

Es conocida como palmilla, palmilla de hojas angostas, cambray y palma fina. Es una pequeña palmera originaria de México y Guatemala, muy fácil de cultivar. Crece en lugares sombríos y protegidos. Los tallos miden entre ochenta milímetros y un centímetro y medio de diámetro.

Cuna de moisés

Se recomienda tenerla en sombra o semisombra, porque a pleno sol se quema.

3. Cuna de moisés

El género de esta planta es Spathiphyllum. Es originaria de América central y del sur. Se da bien en áreas sombrías o con poco sol. En primavera da una flor blanca, alargada.

Para que florezca, es importante colocarla en una habitación luminosa pero no al sol directo.

4. Cáscara de nuez/Cola de ratón

Cola de ratón

El género es Peperomia. También se conoce como cola de ratón. En lugares de interior con poca luz sus hojas pueden volverse verde claro, pero su color natural es un verde oscuro con tintes rojizos.

Es sensible a las heladas y a las sequías. Llega a medir hasta 15 centímetros de alto y 20 de ancho.

Lucky bamboo

 

5. Lucky bamboo

Es importante no confundir a esta planta con el género de los bambúes. El género real de estas plantas es Dracaenas, el más conocido Dracaena braunii, género famoso por plantas como el Palo de brasil.

El lucky bamboo se adapta muy bien a cualquier clima; le gusta la luz indirecta, así que puedes colocarla junto a las ventanas o ventanales.

Su crecimiento es lento, por ello, no necesita cambiarse de maceta y puede ubicarse en una pequeña.

Cuidados generales

Colócala en un recipiente resistente

De preferencia, de plástico, acrílico o vidrio, que sea grueso, para que dé un buen soporte y no se rompa. Suelen utilizarse recipientes de vidrio porque así se controla mejor el nivel del agua y el estado de las raíces.

No le pongas sustratos pesados

Si quieres administrar algún elemento decorativo puedes usar gemas de plástico o piedras livianas.

*TIP: para algunas plantas el agua es suficiente, para otras puede ser necesario añadir unas bolas de arcilla o grava en el fondo para que los tallos puedan mantenerse erguidos.

Dónde colocarla

De preferencia hay que ponerlas cerca de una ventana o donde les dé algo de luz natural. No se sugiere tenerlas en cocina, porque suele haber mucho cochambre y aceite, que dañarían a la planta.

Fertilízala

Al colocarse en agua, están constantemente sometidas a estrés, ya que su condición natural es estar en tierra. Por ello, debes alimentarlas con fertilizante para que se desarrollen.

Usa biofertilizantes para plantas acuáticas, no olvides hacer la disolución en agua; o agrega lixiviado disuelto de lombriz. Hay que fertilizarla cada 15 o 30 días, dependiendo la planta.

El agua y la luz

Debe ser agua limpia, si la que sale de la llave es traslúcida, no huele mal y es incolora, se puede usar. De hecho, si le pones agua potable ésta puede afectar a la planta, ya que casi no tiene minerales.

*TIP: Puedes colocar en la maceta un minifiltro de cascada o bomba interna, que ayuda a mantener el agua sana.

Si no hay luz natural cerca o directa sobre la planta, puedes ponerle una luz LED a 30 centímetros, con tenerla prendida durante el día, unas 10 horas, es suficiente.

Cambia constantemente el agua

Debe cambiarse cada 8 o 15 días, dependiendo de la zona: entre más alta la temperatura se debe cambiar más seguido.

¿Lama?

Si ves que se está generando una lama, una capa sobre el agua de color café, con una natita blanquecina o traslúcida, y huele mal, hay que cambiar inmediatamente el agua.

Pero si es de color verde y la raíz se empieza a poner verde, como un moho, la planta está bien. En realidad no es moho, sino algas que a veces crecen en plantas en cultivos de agua y que ayudan a controlar los contaminantes, porque la planta va fijando ahí parte del desecho.

A %d blogueros les gusta esto: