18 septiembre, 2020

Día de perros, hoy se celebra el día internacional del perro

*México cuenta con tres razas propias en la actualidad aparte de algunas ya extintas ¿Las conoces todas?

Estudios en la década pasada demuestran que hace más de 30 000 años la humanidad domesticó al perro en algún lugar de Europa, a partir de lobos curiosos y sumisos que rondaban las comunidades de nuestros ancestros en busca de una comida fácil, comenzando una relación entre ambas especies que han crecido, evolucionado y avanzando hasta llegar a todos los rincones del mundo y hasta el espacio exterior.

Al igual que las diferentes culturas que cubren nuestro mundo, existen una raza o más variedades de perros en cada región del planeta y México no es la excepción pues nuestro país cuenta actualmente con dos razas reconocidas internacionalmente como originarias del país.

Además, como resultado del cruce de perros tipo bull existe el llamado perro chamuco o pitbull mexicano, aunque dicha raza no es reconocida por ninguna organización nacional o internacional.

De esta forma, si nos preguntamos cuántas razas de perros mexicanos existen, la respuesta más acertada es dos (tres sí contamos la raza reconocida por la Federación Canófila Mexicana).

Sin embargo, cabe resaltar que a lo largo de la historia de nuestro maravilloso país han existido otras razas caninas que ahora se encuentran extintas. Por ello, hoy presentaremos las razas de perros mexicanos reconocidos, no reconocidos y extintos.

Chihuahua, Xoloitzcuintle y Calupoh

Chihuahueño, el perro mexicano más popular del mundo

El chihuahua es una de las razas caninas más populares en todo el mundo por su reducido tamaño, adorable apariencia y uno de los perros más pequeños. Aunque su origen exacto se desconoce, restos arqueológicos encontrados confirman que se trata de una raza de perro oriunda de México.

La mayoría de teorías defiende que desciende de un perro mexicano ya extinto, llamado techichi o tlalchichi, que habitó durante la época de los toltecas y fue representado en numerables decoraciones de la arquitectura del momento con una apariencia muy similar a la del chihuahueño.

Así mismo, se sospecha que su nombre proviene del estado mexicano Chihuahua, donde se sospecha que pudo vivir en estado salvaje. No obstante, también hay teorías que respaldan que la nomenclatura fue a la inversa y, por ende, fue el estado el que adquirió el nombre con motivo de la raza.

Este perro se caracteriza por no pesar más de 3 kg y poseer un fuerte carácter, y es que el chihuahua es un can valiente y atrevido a pesar de su tamaño. Existen dos variedades aceptadas, la de pelo corto y la de pelo largo, ambas pequeñas, con ojos redondeados y saltones y orejas erguidas.

Xoloitzcuintle, un perro mexicano milenario

Aunque la raza no se reconoció oficialmente por la FCI hasta el año 1961, se han encontrado hallazgos arqueológicos que la sitúan en la civilización azteca, siendo el único perro mexicano prehispánico vivo, sí no la raza más antigua del mundo.

Para los aztecas constituía la representación del dios Xolotl, por lo que era un animal sagrado para ellos. Esto se debe a la creencia popular que situaba a los perros xoloitzcuintles como los guías oficiales de los difuntos, puesto que afirmaban que su creador, el dios de la muerte y el inframundo, los engendró con este fin.

Durante la colonización de América la raza quedó al borde de la extinción. Sin embargo, a lo largo del siglo XIX algunos criadores apostaron por preservarla y lograron incrementar el número de ejemplares. Actualmente, es la raza de perros mexicanos más representativa. Se caracteriza por la ausencia de pelo y un carácter amigable y tremendamente leal. En cuanto al tamaño, existe en tres variedades: estándar, mediano y pequeño.

Calupoh, el perro lobo mexicano

Según la Federación Canófila Mexicana, el pero lobo mexicano surgió de manera natural como resultado del cruce entre el lobo gris y perros prehispánicos. Sin embargo, no fue hasta el año 1999 que se identificó al primer ejemplar.

El calupoh es de tamaño grande, con una apariencia física más similar a la del lobo que a la del perro y caracterizado por su negro manto que le otorga elegancia, fortaleza y misterio. Con los años, es posible observar que algunos ejemplares experimentan una decoloración, presentando un pelaje más bien plateado. Así mismo, existen perros lobo mexicanos blancos, negros ahumados o negros con zonas blancas.

Solo la FCM ha reconocido la raza, de manera que, por este motivo y por ser un híbrido entre un lobo y un perro, no podemos decir que se trata de una raza de perro mexicano pero sí de un animal oriundo de México.

Perros mexicanos extintos

Tlalchichi, Izcuintle y Perro Maya

Según los datos proporcionados por la Universidad Autónoma de México, y otros estudios realizados, las siguientes son las razas de perros mexicanos prehispánicos encontrados y ya extintos:

Perro común o itzcuintli

No es una raza como tal, puesto que durante la época prehispánica, los antiguos mexicanos utilizaban este término para referirse a los perros mestizos o sin identificar. En general, eran canes de unos 40 cm de altura que habitaban en todo el territorio de México.

Tlalchichi

También conocido como techichi, este era un perro pequeño de patas cortas, del cual se sospecha que desciende el chihuahueño. Los restos encontrados no superan los 23 cm de altura y se sospecha que pudo ser utilizado como perro de compañía o cazador de pequeños animales, tal y como se explica en el estudio realizado por Raúl Veladez Azúa, Alicia Blanco Padilla, Fernando Viniegra Rodríguez, Katiuska Olmos Jiménez y Bernardo Rodríguez Galicia, en el que se tomaron como objeto de estudio los restos arqueológicos de perros encontrados en el occidente de México.

Perro maya o de nariz corta

Hallado en el área maya, medía unos 40 cm de altura y se caracterizaba por poseer un hocico corto, de ahí su nombre “perro de nariz corta”.

A %d blogueros les gusta esto: