13 agosto, 2020

La renovación del PRI de Puebla

Por: José Luis Castillo Báez* // @JLCastillopue

El fin de semana pasado y después de literal, años de espera, por fin se dio la renovación de la dirigencia del Comité Directivo Estatal del Partido Revolucionario Institucional, según acuerdo del Comité Ejecutivo Nacional, fue designado Néstor Camarillo Medina como presidente e Isabel Merlo Talavera como secretaria general, por supuesto esto fue recibido con agrado por algunos, total rechazo por otros y reservas por algunos más.

Es comprensible que, en una renovación de dirigencia haya detractores, aquellos que tuvieron leales aspiraciones a dirigir el comité, así como sus simpatizantes, y es aquí en donde, quien esto escribe le gustaría reflexionar:

Si bien es cierto, todos los militantes del partido, tenemos el legítimo derecho a votar y ser votados para dirigir el partido, también es cierto que tenemos la ineludible obligación de ser respetuosos de los acuerdos del CEN como máxima autoridad de la vida institucional de nuestro partido, y en ese tenor de ideas, el acuerdo del CEN fue claro y de ninguna manera debe sorprender a nadie, ya que desde el mes de mayo se sabía cuál sería el método de elección de la nueva dirigencia, sin que pareciera preocuparle mucho a nadie, es mas de hecho nadie se pronunció en contra de alguna posible designación por parte del CEN ¿Por qué no lo hicieron? Quien esto escribe solo alcanza a suponer por que sintieron ser quienes dirigirían las riendas del partido por los próximos 4 años.

Ahora bien, al no verse favorecidos, la gran mayoría de ellos han levantado la voz aludiendo una mala decisión del CEN, y yo me pregunto, ¿si hubiesen sido ellos no habría sido igual de errónea? Al menos desde la óptica de muchos militantes, y como cada renovación, amenazan con dejar al partido, con irse y llevarse todo lo que han construido, y yo me pregunto, ¿Qué se van a llevar? Si tuvieran tanta fuerza y apoyo de la militancia no habríamos caído a la tercera fuerza política del estado, no habríamos tenido una de las votaciones más bajas de la historia del partido en el estado a pesar de tener a un excelente candidato como lo fue el Ing. Jiménez Merino.

Dicho lo anterior les pregunto, ¿A dónde se van a ir? ¿Qué partido los va a recibir? ¿MORENA, quien ha demostrado que no es capaz de respetar acuerdos aun y cuando sea en beneficio del estado? ¿Al PAN donde definitivamente no los quieren y mucho menos los aceptan? No señores no hay que cerrarnos al cambio ni mucho menos descalificar una dirigencia sin haberle dado el beneficio de la duda.

Néstor Camarillo e Isabel Merlo son, a criterio de quien esto escribe, una conjunción de juventud y experiencia, lo que se necesita para ir dando paso a la nueva generación de PRIISTAS que siempre han estado ahí y que a pesar de haber sido relegados por “las vacas sagradas” han estado al pie del cañón, han sabido respetar y ser INSTITUCIONALES, quienes no han olvidado que, la principal virtud de un PRIISTA debe ser la vocación de servicio desde cualquiera que sea la trinchera que tengamos, y defenderla con ese orgullo que nos debe dar pertenecer al partido que creo las instituciones de este país.

Hoy le toca dirigir a Néstor Camarillo las riendas del PRI estatal, pero el día de mañana puede ser ERIK SALGADO o HUMBERTO FERNÁNDEZ DE LARA o MARISOL CALVA, en fin, hay una innumerable cantidad de jóvenes valiosísimos y con el talento y el talante necesarios para dirigir y sacar adelante al PARTIDO REVOLUCIONARIO INSTITUCIONAL en el estado. Por lo que, en mi concepto, deberíamos todos los PRIISTAS unirnos en torno a la nueva dirigencia, demostrar que, como siempre, somos el partido más institucional de México y sobre todo el que si sabe gobernar, de lo contrario, nosotros mismos y nadie más tendremos la culpa de otro mayúsculo fracaso en las siguientes elecciones.

¡He dicho!

*José Luis Castillo Báez es líder de la Corriente Crítica (CC) del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Puebla

A %d blogueros les gusta esto: