25 octubre, 2020

Encuentro próspero

Ambos mandatarios confiaron en que la buena vecindad bilateral se mantendrá, pese a los problemas que conlleva su complejidad.

*Los presidentes de México y EU afirmaron que el T-MEC ayudará a superar la crisis económica generada por la pandemia

Arturo Páramo // enviado

Entre Andrés Manuel López Obrador y Donald Trump no habrá peleas. Al contrario.

Los presidentes de México y Estados Unidos reconocieron la buena relación bilateral, la dependencia mutua y la colaboración en materia económica que necesitan.

Firmaron una declaración para señalar que el T-MEC ayudará a superar la crisis económica del coronavirus.
Trump expuso que el tratado es el más importante para EU, más que el que tienen con China. Destacó la cooperación para eliminar el tráfico de drogas y de armas, así como la trata de personas.

Tanto López Obrador como Trump señalaron a quienes apostaron que tendrían una mala relación. “Fallaron los pronósticos”, dijo el primero, quien consideró que Trump ha mostrado respeto por el pueblo mexicano.
“Fallaron los pronósticos; no nos peleamos”
Destacan la buena colaboración entre EU y México y que son pueblos amigos; el T-MEC ayudará a superar la crisis.
En la reunión bilateral entre los presidentes de México, Andrés Manuel López Obrador, y de Estados Unidos, Donald Trump, se reconoció la buena relación que hay entre ambos países, la dependencia mutua y la colaboración en materia económica.

López Obrador y Trump firmaron una declaración bajo un sol abrasador en la que señalan que pese a la crisis económica generada por la pandemia de covid-19, el nuevo acuerdo comercial entre los dos países y Canadá ayudará a superarla y a mejorar las condiciones de vida en los tres países.
El presidente López Obrador afirmó que pese a que en México hubo críticas por su viaje, él considera que el presidente Trump ha sido respetuoso del pueblo mexicano al grado de señalar que ambos son pueblos amigos.
“Algunos pensaban que nuestras diferencias ideológicas nos habría llevado antes al enfrentamiento.

Afortunadamente, ese mal augurio no se cumplió y considero que hacia el futuro no habrá motivo ni necesidad de romper nuestras buenas relaciones políticas ni la amistad entre nuestros gobiernos.”
En un tono radicalmente distinto al que manejó durante años, el titular del Ejecutivo reconoció que Trump bajó su posición radical en contra de los mexicanos que migraron a Estados Unidos y de sus descendientes.
Actualmente, los mexicanos en los Estados Unidos suman alrededor de 36 millones.

“Ahora que decidí venir a este encuentro con usted, presidente Trump, en mi país se desató un buen debate sobre la conveniencia de este viaje. Yo decidí venir porque ya lo expresé, que es muy importante la puesta en marcha del tratado, pero también quise estar aquí para agradecerle al pueblo de Estados Unidos a su gobierno y a usted, presidente Trump, por ser cada vez más respetuoso con nuestros paisanos mexicanos”, dijo López Obrador.

Y más tarde, en la cena ofrecida por el mandatario estadunidense, el Presidente de México reiteró que las versiones que anunciaban un pleito entre él y Donald Trump, no se concretaron.

“Agradecemos mucho esta recepción, presidente Trump y, en efecto, fallaron los pronósticos, no nos peleamos, somos amigos y vamos a seguir siendo amigos”, dijo en su discurso.

Por su parte, el presidente Trump le dijo que “era un placer tenerlo aquí y un privilegio tenerlo como amigo desde el principio, a pesar de las apuestas en contra y las adversidades, espero hallan aprendido a no a apostar contra nosotros”.

“Somos naciones soberanas, orgullosas, unidas por la devoción y el sacrificio de pueblos trabajadores que aman a su país y dan todo lo que tienen para tener una mejor vida”, destacó.

En su mensaje en la Casa Blanca, López Obrador incluso consideró que la actitud del gobierno de los Estados Unidos dejó de ser colonialista hacia México.

“Usted no ha pretendido tratarnos como colonia, sino que, por el contrario ha honrado nuestra condición de nación independiente.

“Por eso estoy aquí para expresar al pueblo de Estados Unidos que su presidente se ha comportado hacia nosotros con gentileza y respeto, nos ha tratado como lo que somos, un país y un pueblo digno, democrático y soberano”, insistió el presidente de México.

Donald Trump expuso que el acuerdo comercial alcanzado por ambos países y Canadá es el más importante para los Estados Unidos.

“Este ha sido el acuerdo comercial más impresionante que hay. Tenemos otro con China, pero éste es el más significativo.

Nuestros gobiernos también están en estrecha cooperación para eliminar el trasiego de estupefacientes, y de armas entre ambos países y para detener la trata de personas estamos esforzándonos por combatir a los cárteles, el contrabando y también para tener leyes migratorias que realmente protejan a la población”, sentenció Trump.

En un tono radicalmente distinto al que usó desde su campaña presidencial y los primeros años de su gobierno, Trump fue especialmente amable hacia los migrantes mexicanos.

“Estados Unidos alberga a 36 millones de ciudadanos mexicanos americanos que fortalecen nuestras iglesias, nuestras comunidades y colorea todos los trazos de la vida de nuestra nación. Además, son grandes hombres y mujeres, comerciantes conforman un gran porcentaje de propiedad de negocios”, sentenció Trump.

La ceremonia se realizó en el Jardín de Rosas de la Casa Blanca, a donde acudieron las comitivas de ambos países, bajo un ambiente de 35 grados y alta humedad que retó la resistencia de todos los presentes.

Tras su arribo a la Casa Blanca y el recibimiento de Trump, los presidentes tuvieron un encuentro privado en la Oficina Oval y posteriormente se reunieron con sus equipos de trabajo.

Lejos del tono beligerante expuesto ambos hace años, la reunión y la actividad protocolaria estuvo llena de cordialidad.

Las actividades de López Obrador en Washington comenzaron muy temprano.

A las 7:40 horas el Presidente arrancó las actividades en el Memorial a Lincoln, en la zona de monumentos de la capital estadunidense.

A %d blogueros les gusta esto: