30 octubre, 2020

Ni tanto que queme al santo…

Por: José Luis Castillo Báez* // @JLCastillopue

Pues que nos encontramos el día de hoy con diferentes manifestaciones en Casa Aguayo por el recorte a las participaciones estatales cosa totalmente carente de lógica y absolutamente lesiva para los pequeños municipios que, lamentablemente dependen casi en su totalidad de las participaciones tanto del Gobierno del Estado como de la federación y aquí hay que puntualizar que, el gobierno federal ha recortado hasta 65% las participaciones municipales, presidentes municipales como Arturo Cruz de Chinantla, denunció que no podrá pagar la nómina de los trabajadores del municipio este mes porque sencillamente no hay recurso para hacerlo, dejando en total estado de indefensión a decenas de familias poblanas, lo que nos lleva a preguntarnos, ¿con fundamento en que y como se tasan esas reducciones? ¿Quién las determina? ¿Cuándo volverán a operar con normalidad?

En medios nacionales de comunicación este no es un tema prioritario, según se desprende de las declaraciones de los ediles que se han manifestado en contra de estas medidas, los recortes fueron parte de la estrategia del Gobierno Federal y se les comunicó a los municipios que, serian tomados como apoyo al gobierno federal para combatir el COVID-19, sin embargo, recordemos que el gobierno siempre ha manifestado estar debidamente preparado para atender a la población.

En este sentido de los recortes y de la economía de los municipios el caso de Puebla capital es otro ya que el año pasado hubo un subejercicio de 1300 millones de pesos y no se sabe qué va a pasar.

En el caso de la federación en días pasados el FMI le otorgó a nuestro país un préstamo por 1000 millones de dólares, ¿en dónde está ese dinero? ¿en que se está aplicando? ¿Cómo se está manejando?

Hasta este momento, son muchas más preguntas que respuestas de las que, a criterio de quien esto escribe, deberían ser resueltas a la brevedad, no se puede dejar en estado de indefensión y sin sustento a cientos de familias poblanas que dependen del sueldo de las cabezas de familia que trabajan en los distintos ayuntamientos poblanos y de la misma manera, no se le puede exigir a los ediles que cumplan con sus obligaciones contractuales si se les está dejando totalmente inoperantes.

El hecho de no poder pagar las nóminas ya dice demasiado de la política económica que están siguiendo los gobiernos de la 4T, sus políticas erradas están generando problemas de los que difícilmente se podrá salir en el corto plazo, es imperativo que, desde los congresos de los estados se exijan cuentas a la Federación o en su caso, se revise el pacto fiscal, ya que al estar recibiendo menos de lo que se genera, no tiene ningún sentido mantenerse dentro, estamos en pocas palabras financiando sus proyectos faraónicos que, a decir de especialistas, no tendrán impacto real en la generación de empleos ni en elevar significativamente la calidad de vida de los ciudadanos, son caprichos sin sentido y sobre todo ONEROSÍSIMOS en tiempos en los que las necesidades básicas de los ciudadanos deberían ser la prioridad de los gobiernos, mantener los empleos formales con los que se cuentan por que además no estamos hablando de a alta burocracia, no hablamos de los ACKERMAN-SANDOVAL que han acumulado 60 millones en propiedades, no señores no, hablamos de personas que ganan 6,7 u 8 mil pesos mensuales, esos que tenían la seguridad de un empleo, mal pagado sí, pero un ingreso fijo, esas personas deberían ser objetivos prioritarios del gobierno, no convertirlas en una carga más del estado.

¡He dicho!

 

*José Luis Castillo Báez es líder de la Corriente Crítica (CC) del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en Puebla

A %d blogueros les gusta esto: