26 septiembre, 2020

Caminar por la playa puede provocar estos problemas en tu cuerpo

*El traumatólogo Jose Nebot detalla que la arena es un terreno irregular, por lo que, al caminar sobre él, el peso del cuerpo no se distribuye de manera equilibrada

Europa Press

El traumatólogo de Vithas Castellón, Vithas Valencia Consuelo y Vithas 9 de Octubre, Jose Nebot, alertó que caminar por la playa puede ocasionar esguinces, sobrecargas musculares, lumbalgias o dolor de cadera y rodilla.

“La arena es un terreno irregular, por lo que, al caminar sobre él, el peso del cuerpo no se distribuye de manera equilibrada. El peso se carga sobre un tobillo lo que provoca que el pie, para conseguir una estabilidad del cuerpo, adopte diferentes posturas a las habituales”, comentó.

Además, el hundir los pies en la arena implica que se utilice más la musculatura para elevar la pierna, lo que lleva a un mayor desgaste muscular y de reclutamiento de fibras, necesitando más ajustes propioceptivos en las articulaciones del pie, tobillo, rodilla y cadera; si encima los músculos no están previamente entrenados se resienten más y aflora el cansancio.

Sin embargo, existen diferencias entre caminar o correr por arena mojada que por arena seca. En este sentido, el doctor explicó que la mojada presenta una cierta inclinación y la seca suele presentar desniveles, siendo más fácil caminar por la arena mojada porque la seca implica un mayor esfuerzo.

“Lo ideal para la gente mayor de 60 años o que tengan alguna lesión de espalda es que lo hagan por la parte mojada cerca de la orilla que es la más compacta y que conlleva un esfuerzo menor y además realizarlo por la parte menos inclinada”, añadió.

Dicho esto, el doctor recordó que realizar este ejercicio de forma saludable implica la preparación previa del cuerpo, por lo que aconsejó no hacer grandes caminatas los primeros días y realizar ejercicios de estiramientos antes y después de cada paseo.

Por otra parte, prosigue, no hay que olvidar que los pacientes que se sometieron a cirugías de cadera, tobillo o rodilla, es mejor que se abstengan de dar paseos por la playa y comiencen en superficies planas.

No obstante, Nebot comentó que caminar por la playa supone que los pies entren en contacto directo con la arena y el agua lo que estimula el riego sanguíneo y mejora el flujo, y esto previene la formación de varices o la sensación de pies hinchados, además, la arena actúa como un exfoliante natural en los pies.

Finalmente, aseguró que caminar dentro del agua puede ser “muy beneficioso”. “Si se avanza contra corriente se mejora el tono muscular y la acción terapéutica es la misma que recibir un masaje de compresión”, agregó Nebot.

A %d blogueros les gusta esto: