19 septiembre, 2020

La Delincuencia: El pan de cada día

Por: Jatzume Hernández // @jatz4 en IG

Sabemos de antemano que Puebla, así como todo el país sufre un índice de delincuencia mortal que ataca y descuartiza a la sociedad mexicana. Que con el pasar del tiempo la percepción que se tiene ante este mal va en aumento, ya que hasta enero del 2020 se tenía un porcentaje de 92.7 % a nivel nacional según INEGI.

Empeorando el panorama, Puebla tiene el primer lugar en delincuencia a nivel nacional ya que el 81.3% a presenciado un asalto, mantenido una percepción de inseguridad alta en los cajeros automáticos, transporte público, calles, carreteras y mercados Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Es decir, prácticamente en cada esquina de la ciudad poblana.

Sin embargo, a pesar del registro y las últimas encuestas que se tienen sobre la delincuencia en puebla, los hombres de azul no hacen nada para frenar esta desalmada tripulación de bandoleros que solo se aprovechan de la miseria que pasa el país, así como de la corrupción que consume nuestra sociedad. Y no solo en Puebla, sino en todo el país.

Es absurdo pensar que en más de una ocasión hemos visto en la calle algún tipo de agravio y las personas prefieren grabar lo que sucede para ser número uno dentro de sus redes sociales, obteniendo “likes” por vidas perdidas. Ya que lamentablemente muchos de los asaltos terminan en tragedia. La violencia también está al acecho.

Hay que plantearnos que estamos haciendo, pues no podemos permitir que la indulgencia nos contamine, nos quebrante como seres humanos. Es nuestro deber apoyarnos pues estoy segura que, aunque la delincuencia tiene un número significativo, la sociedad mantiene un número aun mayor.

Lamentablemente a pesar de encontrarnos en tiempo difíciles donde la pandemia, muerte y pobreza están tan presentes, la delincuencia también lo está. Lo peor de la situación es que es entendible, si de por si antes de la cuarentena la violencia estaba como el preferido del día.

Ahora que estamos en tiempos de mayor crisis muchas personas se han quedado sin empleo, han tenido que buscar trabajo de lo que sea y como sea, sin importar el tiempo que se lleven. Aunque también hay que aclarar que muchas personas se aprovechan de las deficiencias del sistema actual.

En conclusión, no dejemos que pueda más nuestros instintos mundanos. Apoyarnos es la clave para un buen funcionamiento como sociedad. El cambio no está en un fulanito “cabeza de algodón”; el cambio está en nosotros mismos, en nuestras acciones y nuestro pensar

Piénsalo… y acciónate.

A %d blogueros les gusta esto: