7 julio, 2020

Por: Alan García Toriz

Tengo el privilegio de haber crecido entre la tinta y los micrófonos de los medios de comunicación, alguno considerado como oficio, arte o profesión no importa.

Un tío abuelo que murió ejerciendo el periodismo en tiempos de la “cristiana”; mi abuelo que deleitaba con su columna en el “Sol de Tlaxcala”, o sus notas cargadas del gran amor que le tuvo a su natal Huamantla, a Tlaxcala, a México o como ciudadano del mundo. Y como, a pesar de las limitaciones metodológicas, hacía historia.

De él aprendí la convicción, el coraje y el humanismo.

De mi papá y mi tío de su paso por los medios electrónicos, aprendí que el comunicar es una gran responsabilidad, que llegar hasta el hogar de la población por medio de la radio se puede entretener, enseñar y ser parte de una familia, por ello la XETT era la “estación familiar”.

De ellos aprendí la disciplina, la perseverancia y el honor de encontrarte en un medio de comunicación.
De mí esposa y compañera de toda la vida, que como profesional de la comunicación me enseñó cómo comunicar.

Disfrutamos su paso por la Universidad con las prácticas y tareas que los maestros diseñaban fuera de clase.

Ella me reforzó que el humanismo y la búsqueda de la verdad forman parte de lo cotidiano, del derecho de saber.

En fin, todo para llegar a esta fecha 7 de junio, en que se celebra la “Libertad de Expresión”, día en que celebramos el derecho a expresarnos libremente.

Ya que se legisla por tiempos de Benito Juárez el derecho a expresarnos; y es plasmado en los artículos 6 y 7 de la Constitución hasta el 7 de junio de 1951, “El Día de la Libertad de Expresión”.

Hoy como nunca y como derecho inalienable de las personas, hay que expresarnos libremente; hoy como nunca la tolerancia tiene que ser factor de unión para quienes piensan distinto; hoy como nunca el amor fraternal y solidario debe de manifestarse en el trabajo cotidiano de comunicar, hoy como nunca la verdad, la justicia y la ética deben de elevar el derecho a informar.

Por todo esto y más. Un gran abrazo y mi reconocimiento, por tu gran labor, sigamos celebrando la “Libertad de Expresión”.

A %d blogueros les gusta esto: