5 julio, 2020

Un lugar seguro para correr

Si entrenas muy temprano o muy noche, sigue estas recomendaciones y haz de la pista un lugar seguro para correr.

Hacer del mundo un lugar más seguro no solo es el sueño de los superhéroes, sino también de los amantes del deporte que extendemos nuestro tiempo al límite para no postergar fechas ni entrenamientos, por aquellos que corremos incluso antes de los primeros rayos del sol; o con los últimos minutos de luz.

Y un tema muy importante para estos atletas es la seguridad a esas horas, principalmente para las mujeres, pues los acosadores pueden aparecer incluso en lugares en apariencia seguros. Sin embargo, hay algunas características comunes que hacen que un área sea más segura para entrenar.

Busca estos elementos al elegir un sitio para correr:

1. Buena visibilidad

Si tenemos un campo de visión amplio y podemos ver las cosas que podrían ser una amenaza, nos sentimos más seguras que si estamos en un sitio angosto y cerrado. Por ejemplo, una banqueta amplia es mejor que un callejón oscuro donde no puedes ver si hay alguien escondido en la esquina; y un sendero recto es mejor que uno serpenteante.

2. Buena iluminación

Busca un sitio con lámparas distribuidas uniformemente, usualmente cada 30 o 50 metros. La luz ambiental de los edificios es útil también. Si estás en un área rural, puede ponerse muy oscuro así que considera una lámpara para la cabeza.

3. Mantenimiento regular

Caminos limpios, ya sean senderos, parques o calles, son una señal de que se le pone atención al espacio y eso podría disuadir a los criminales. Por otro lado, la basura o hierba sin cortar le dan un aire de descuido y tolerancia del desorden, y se han asociado con una mayor incidencia criminal.

La vegetación que no es podada con frecuencia también ofrece lugares para que la gente se esconda, mientras que las plantas y árboles cuidados brindan visibilidad al espacio.

4. Ojos adicionales

Cuanto mayor sea el número de personas, menor será la probabilidad de que seas víctima de un acosador, y más oportunidades habrá de que si sucede, alguien intervenga.

5. Haz equipo con los ciclistas

Los ciclistas y organizaciones de ciclismo tienden a involucrarse más con la promoción de la seguridad y el mantenimiento de los espacios de los corredores. Además, los ciclistas urbanos son los que entrenan más temprano, pues aprovechan que no hay tanto tránsito para realizar sus ejercicios.

6. Recluta

Únete a un club de corredores o recluta a algunos de tus amigos que disfruten correr para formar una guardia de vecindario móvil. Adopten formalmente una ruta y recórranla una vez por semana.

En el camino, recojan la basura que encuentren y busquen mobiliario que necesite reemplazarse, vegetación que requiera cortarse o cualquier actividad sospechosa para reportarla a las autoridades.
Recuerda, en la unión está la fuerza y también la seguridad.

 

Artículo recuperado de www.runners.mx

A %d blogueros les gusta esto: