18 septiembre, 2020

La alimentación en cuarentena: ¿Qué? y ¿Cómo comer? 6 claves saludables

Si tu menú se ha vuelto repetitivo, y la comida chatarra se está volviendo el plato principal en estos días, pues, es hora de cambiar y mejorar los hábitos, un cuerpo y un organismo saludable es el mandamiento rey ante la pandemia.

Ruth Uzcategui / marathonranking.com

Si tu menú se ha vuelto repetitivo, y la comida chatarra se está volviendo el plato principal en estos días, pues, es hora de cambiar y mejorar los hábitos, un cuerpo y un organismo saludable es el mandamiento rey ante la pandemia.

En ocasiones lo fácil tiende ganarle a lo saludable. En estos días de confinamiento por la pandemia del coronavirus, muchas personas se inclinan por el consumo de los alimentos procesados (chatarra) ya sea por su teletrabajo, o por la rapidez de estos, pero créenos, que por más tentador que parezca esto, es lo menos recomendable.

El aislamiento no debe ser motivo de descuido, ahora más que nunca es indispensable mantenerte sano y activo, por ello te traemos una serie de claves alimenticias para la elección y consumo de tus comidas durante esta cuarentena.

Planifica tu menú

Ahora con todo el tiempo extra dentro de casa, busca lo positivo, puedes comenzar por planificar tus menús, buscar recetas de comidas que siempre quisiste hacer, hacerlo con ayuda de tu familia, harás de la hora de comer un momento agradable para todos, y distraerán su mente. De esta manera también evitarás el consumo repetitivo de alimentos insanos.

Igualmente, el planificar tus comidas te ayudará a cocinar lo justo, evitando el despilfarro de alimentos, y con esto también podrás hacer una lista rápida de las provisiones que comprarás, es decir, si planificas lo de una semana o quince días, ya sabrás lo que necesitarás y eso te ahorrará tiempo en los supermercados, lo cual es clave, para evitar el aglomeramiento.

Evita los alimentos ultraprocesados

Como mencionamos antes, a veces estos alimentos listos, solo de romper el empaque o sello son lo más agradable a la vista y el paladar, pero no resultan de la misma forma para el organismo. Estas provisiones suelen tener una muy escasa calidad nutricional, por lo que no decimos que pases de ellos para siempre, pero te sugerimos que no reemplaces una comida por un bocadillo.

Evita al máximo el consumo excesivo de los ultraprocesados, que sean un gusto para una ocasión, y no un hábito. Una estrategia clave para evitar esa tentación constante, es no comprándolos, si no lo compras, no lo consumirás.

Cuidado con el tamaño de las raciones

No siempre cantidad está relacionada con calidad, el tamaño de las raciones suele variar en cada familia y hasta en cada integrante, pues todos pueden tener distintas necesidades nutricionales que varían dependiendo de su peso u organismo, pero lo ideal es controlar la cantidad que consumas tu y tu familia, pues de esta forma, disminuirás el número de calorías totales de la dieta y contribuirás a evitar un aumento de peso. Y, muy importante, controlar las raciones no debe ser sinónimo de pasar hambre, puedes sustituir la cantidad de tu plato por alimentos como vegetales o frutas para calmar la saciedad.

Los vegetales deben ser los reyes del plato

Lo verde debe ser lo primordial en tu plato, nada mejor para dar vida, color, y nutrición, que los vegetales. El aumento del consumo de vegetales limitará la ingesta de otros productos menos interesantes, visto desde el punto de vista nutricional. Además, con los vegetales puedes hacer combinaciones con tus platos favoritos, ensalada de camarones, de legumbres, variarlos como mejor prefieras.

Es importante destacar que, en estos días de asilamiento, y como medida de prevención y reforzamiento del sistema inmune, es primordial la ingesta adecuada de vitaminas y minerales, por ello, a la hora del postre, puedes buscar hacerte con una receta rica en frutas frescas, prioriza esto en tus comidas frente a chocolates o alimentos azucaradas.

Evita los pellizcos de comida

Es inevitable que, al estar tanto tiempo en casa, la ansiedad causada por el mismo encierro se traduzca en hambre, por lo que ir a la cocina muy seguido a pellizcar toda la comida o chatarra que encuentres puede ser un arma de doble filo. Evita a la mayor medida de lo posible los viajes a la cocina o la despensa con comidas ricas en alimentos con mayor tiempo de saciedad.

Conservas de buena calidad

Los alimentos conservados se han convertido en un aliado indispensable en estos momentos de pandemia, por su larga vida no perecedera, la estrategia está en saber elegir un conservado que sume y no reste a tu salud nutricional, pues como ya mencionamos, no son muy aceptables cuando de calidad nutricional se trata, sin embargo, hay algunos con los que se puede hacer salvedades, y pueden sacar de un aprieto.

Si nos centramos en las conservas vegetales seguramente no encontremos grandes problemas, ya que la mayoría de ellas son conservadas al natural, es decir, con agua, sal y quizá un poco de ácido cítrico como antioxidante. Todas ellas se convierten en opciones muy válidas y ricas en nutrientes que pueden ser incluidas en nuestra dieta sin problemas. Por ejemplo: pimientos, alcachofas, espárragos o guisantes en conserva.

Por otro lado, en lo que a conservas de pescado se refiere, sería interesante priorizar aquellas al natural y con aceite de oliva en la cobertura de la conserva frente a las que poseen aceites refinados y azúcares en su composición. Por ejemplo: atún, bonito, mejillones, caballa, sardinas, salmón en conserva.

No dejes que el sedentarismo se haga amo de tus días, implementa rutina de ejercicios prácticas y sencillas desde el salón de tu casa, esto junto con una buena alimentación son una excelente barrera ante cualquier enfermedad.

 

 

 Artículo recuperado de www.marathonranking.com

A %d blogueros les gusta esto: